La apertura de la causa de Carmen Hernández está más cerca - Alfa y Omega

La apertura de la causa de Carmen Hernández está más cerca

Próximamente se comunicarán la fecha y el lugar en que tendrá lugar la sesión solemne de apertura del proceso

Redacción
El Papa bendice a una de las nuevas familias misioneras. Foto: AFP / Andreas Solaro.

En un encuentro con el Papa Francisco este lunes, 27 de junio, el iniciador del Camino Neocatecumenal Kiko Argüello ha adelantado la próxima apertura en la archidiócesis de Madrid de la causa de beatificación y canonización de Carmen Hernández, iniciadora junto a él de esta realidad.

Los trámites iniciales para esta causa arrancaron el pasado mes de julio, cuando se cumplieron cinco años de la muerte de Carmen Hernández. En una Misa funeral de aniversario en la catedral, el postulador diocesano, Carlos Metola –nombrado por el Camino Neocatecumenal y la Fundación Familia de Nazaret–, hizo entrega al cardenal Osoro del libelo de demanda, en el que se pedía formalmente el inicio de la causa.

En estos meses, en los que se han distribuido estampas para pedir favores y gracias por su intercesión, se ha presentado al arzobispo la documentación que prueba su fama de santidad y signos, y se ha recibido del Dicasterio de las Causas de los Santos de Roma la comunicación de que no existen obstáculos serios para la apertura de la causa. Próximamente se comunicarán la fecha y el lugar en que tendrá lugar la sesión solemne de apertura del proceso.

Envío de 430 familias misioneras

El adelanto de la noticia se ha producido durante el envío a la misión de 430 familias del Camino Neocuatecumenal, celebrado este lunes como epílogo al X Encuentro Mundial de las Familias. Con ellas, son ya más de 2.000 las familias del Camino en misión. Durante el encuentro en el Aula Pablo VI, del Vaticano, el iniciador del Camino, Kiko Argüello, ha compartido su alegría porque «la archidiócesis de Madrid nos ha comunicado» que se va a abrir la causa de canonización de su coiniciadora, Carmen Hernández. En el quinto aniversario de su fallecimiento, en julio del año pasado, el Camino había pedido la apertura a la archidiócesis.

El Papa Francisco ha agradecido a las familias «vuestra generosidad», inspirada en el «espíritu misionero» de la Iglesia, que consiste en dejarse enviar e insertar la fe en cada cultura, sin olvidar que «siempre es la misma». Les ha pedido «docilidad al Espíritu Santo que os envía, docilidad y obediencia a Cristo Jesús en su Iglesia». Y ha añadido: «Todo en la Iglesia, nada fuera de la Iglesia. Esta es la espiritualidad que debe acompañarnos siempre: predicar a Jesucristo con la fuerza del Espíritu en la Iglesia y con la Iglesia», presidida en cada lugar por su obispo.

Kiko ha agradecido al Santo Padre el haber aceptado enviar en misión a estas familias. Es la decimonovena vez que el Vicario de Cristo preside este envío. Como consecuencia de la pandemia, 273 de las 430 familias en realidad ya habían partido para la misión, aunque no habían sido enviadas oficialmente por el Papa. Las otras 157 partirán en breve. Han recibido sus destinos, basados en las peticiones de los obispos locales, durante una convivencia de una semana que se acaba de celebrar en Porto San Giorgio.

A los cinco continentes

El iniciador ha enunciado ante el Papa los lugares donde están o irán las familias misioneras con sus hijos. Son algunos de los lugares más descristianizados del mundo. En Europa, son lugares como Ucrania y Rusia, pero también Letonia, Lituania, Estonia, Rumanía y Bulgaria. En Asía, Kazakstán, Mongolia, Japón, Corea del Sur, Taiwán, Camboya o Laos. En América, trabajarán en Canadá, Estados Unidos, México, Puerto Rico, Jamaica, Ecuador y Argentina. En África, en Egipto, Túnez, Etiopía, Sudán, Kenia, Camerún, Uganda, Gabón, Guinea Ecuatorial, Cabo Verde y Sudáfrica. También trabajan familias en Australia y en Oceanía.

«Es maravilloso que el Señor haya suscitado familias enteras, con sus hijos, para emigrar y trasplantarse a las zonas más secularizadas y pobres y llevar así el anuncio de Jesucristo mediante el testimonio de la propia vida», ha subrayado Kiko.

En el acto han participado también el padre Mario Pezzi y Ascensión Romero, miembros del equipo internacional responsable del Camino; además del cardenal Kevin Farrell, prefecto del Dicasterio de los Laicos, Familia y Vida, junto con su equipo. Estaban presentes también obispos de todo el mundo, los responsables del Camino en 134 países y los seminaristas del seminario Redemptoris Mater de Macao, que dentro de pocos días irán a China.

De las más de 2.000 familias misioneras del Camino, 850 evangelizan en 170 misiones ad gentes en 62 países junto con un presbítero y algunas hermanas. 865 refuerzan las comunidades locales. Y 300 forman, con un presbítero y un joven, un equipo de evangelización responsable de un país o una zona.