El obispo de Cáritas ofrece a la Iglesia para «curar heridas» en el problema catalán

Jesús Fernández, auxiliar de Santiago de Compostela, reclama «parar esta vorágine, pensar un poco y orar»

Fran Otero
Foto: Miguel Castaño

Jesús Fernández, auxiliar de Santiago de Compostela, reclama «parar esta vorágine, pensar un poco y orar»

El obispo auxiliar de Santiago de Compostela y responsable de Cáritas, Jesús Fernández, se mostró este miércoles preocupado por la situación que se vive en Cataluña y se adhirió a la declaración realizada por la Conferencia Episcopal a finales de septiembre.

«Compartimos la preocupación de toda la población por la situación. Pedimos oración a aquellos que son creyentes, acompañada de una reflexión. Llega un momento que uno dice “ya está bien de lo mismo todos los días”. Estamos un poco cansados. Sería oportuno parar esta vorágine, pensar un poco y orar», señaló.

Propuso, para superar la situación, la espiritualidad de la comunión, que se basa en ver en el otro a un hermano. Y también que los responsables políticos se dejen guiar por «la sensatez, la justicia y la responsabilidad».

Y continuó: «A veces, es mucho más fácil destruir que construir, y se pueden tomar decisiones irreversibles. Es más fácil minar los cimientos de un edificio que se ha construido durante siglos y en este momento lo que necesitamos es consolidarlos».

En este sentido, manifestó la disponibilidad de la Iglesia para «coser descosidos y curar heridas, que parece que las hay», heridas que se manifiestan, dijo, «en una sociedad catalana fragmentada, algo que es doloroso tanto para ellos como para el resto de España».

Como la declaración la hizo en el marco de la presentación de la memoria anual de Cáritas, reclamó que «los pobres sean los protagonistas por uno y muchos días». «No he visto a ningún pobre, cuando hace frío, ir a Cáritas envuelto en una bandera. Los pobres nos piden sensatez, reflexión y caridad», explicó.

F. Otero