«El cursillo de novios nos cambió»

Novios y matrimonios se dan cita este domingo en la catedral de la Almudena para la fiesta de la Sagrada Familia

Juan Luis Vázquez Díaz-Mayordomo
El cardenal Osoro con Adriana, Mario y sus hijos, durante la fiesta de la Sagrada Familia del año pasado. Foto: Archimadrid/José Luis Bonaño

Novios y matrimonios se dan cita este domingo en la catedral de la Almudena para la fiesta de la Sagrada Familia

Alberto y Tamara se casan el 29 de junio, y este domingo participan en la bendición especial a los novios que va a tener lugar durante la fiesta de la Sagrada Familia que acoge la catedral de la Almudena. Para ellos va a ser una celebración especial porque tienen muy reciente el cursillo prematrimonial, que ha dado a su relación una dirección nueva.

«Hicimos un cursillo de una semana larga, en la misma parroquia donde fui bautizado», dice Alberto. Para ellos, el cursillo acabó siendo algo más que un trámite para conseguir el certificado: «Fue una sorpresa, nos dijeron cosas que ya sabemos, y consejos que nos ayudan por ejemplo a resolver nuestros enfados».

El domingo en la catedral podrán recibir la bendición del arzobispo y así ponerse de nuevo a tiro del Señor: «Nosotros veníamos de una educación cristiana desde pequeños, aunque en la adolescencia nos alejamos un poco. Pero es algo que queremos retomar ahora con nuestro matrimonio», reconocen.

Ese giro a su vida lo están viviendo después de sus últimos días de formación: «La verdad es que volvimos del cursillo muy sorprendidos, porque nos ha cambiado mucho la imagen que teníamos de la Iglesia. Entramos pensando que era muy cerrada, muy de normativa, pero salimos con una idea muy distinta, y queremos recuperar la relación con la Iglesia y con Dios».

Por este motivo, «nos hace mucha ilusión en nuestro camino recibir la bendición del cardenal en la Almudena», porque ambos tienen claro ahora que quieren meter a Dios en su vida en común y que el día de su matrimonio «no nos casaremos dos, nos casaremos tres». Además, su intención es «formar una familia», y cuando lleguen los niños «les queremos transmitir la educación cristiana que hemos recibido, en la tradición en la que hemos sido educados».

Alberto y Marta. Foto: Alberto Castilla Sanz

Una gran oportunidad

La fiesta de la Sagrada Familia se desarrollará desde este sábado 29 de diciembre, con una adoración al Santísimo Sacramento realizada por las familias en la cripta de la catedral, de las 17:00 a las 22:00 horas. El domingo, desde las 8:30 hasta el comienzo de la Santa Misa, que tendrá lugar a las 12:00 horas, el cardenal Osoro bendecirá a las familias que se acerquen a la catedral, para luego continuar desde las 15:00 hasta las 18:30 horas. La bendición de novios tendrá lugar tras la celebración de la Eucaristía.

En los turnos de adoración participarán Adriana y Mario, un matrimonio con 18 años de casados y tres hijos, que han vivido esta fiesta con anterioridad en varias ocasiones. «Para nosotros ha sido una bendición ir con nuestros hijos desde que son pequeños. Siempre hemos ido en familia. Nos sentimos a gusto y nos gusta ir allí a rezar todos juntos», dicen.

Para ellos, el rato de adoración ante el Señor es «una oportunidad para pedir por nuestra familia, para que estemos unidos, para que tengamos paz en nuestro hogar… También aprovechamos para ponernos en manos de Dios, confiarle nuestras inquietudes, y darle gracias por estar con nosotros».

Para Adriana y Mario, «ir a rezar en familia no tiene precio, y gracias a encuentros como este hemos ido viendo cómo nuestros hijos han ido madurando y aprendiendo a confiar en Dios. Es algo natural que hacemos en casa: le pedimos a Dios orientación para saber qué debemos hacer, le preguntamos qué quiere para nosotros…», una experiencia que comparten con otras familias con las que han recorrido este camino de fe, del Movimiento Familiar Cristiano, las Familias Invencibles o del Proyecto Amor Conyugal: «Nos une el Señor, la oración, la Eucaristía, la adoración. Pero si te apartas de este entorno de Iglesia, es triste porque hay muchas separaciones, mucho dolor, muchos chicos desorientados, que se quedan solos… Nuestros hijos lo comentan en casa, ven en el cole que no todas las familias están tan bien. El mundo tira muy fuerte. A nosotros nos toca animar e intentar ser testimonio de que sí es posible que una familia y un matrimonio funcionen, que se pueden superar los problemas de cualquier índole. Nos toca contagiar a otras familias lo que vivimos, que con Dios podemos todo, que en la familia puedes disfrutar, que te puedes entregar por entero a las personas que tienes alrededor».

Juan Luis Vázquez Díaz-Mayordomo