El confinamiento que reaviva los fantasmas de los abusos - Alfa y Omega

El confinamiento que reaviva los fantasmas de los abusos

La pandemia marca la jornada de oración por las víctimas de abusos que la Iglesia en España celebra cada 20 de noviembre

Cristina Sánchez Aguilar
Foto: ABC

Como cada 20 de noviembre, la Iglesia en España celebra una jornada de oración por las víctimas de abusos, este año marcada por la pandemia de la COVID-19 y por la investigación McCarrick. En el caso concreto del Proyecto Repara, que el Arzobispado de Madrid puso en marcha a principios de año para la prevención de abusos y la atención a víctimas, la pandemia no ha incidido tanto en el incremento de casos de abusos –es cierto que tampoco hay periodos previos con los que comparar–, pero sí «en reavivar los fantasmas de las personas que los sufrieron en el pasado», señala Valentín Rodil, coordinador de la atención terapéutica. «Además, como el acompañamiento es online, ha generado conexiones de recuerdo ligadas al encerramiento, al secreto, a lo oscuro». Se añade «que las personas a las que atendemos están en casa con otros familiares, lo que dificulta que se expresen con libertad». 

Para el coordinador de la atención terapéutica de Repara, la gran noticia surgida del Estado de alarma ha sido la creación de un grupo de víctimas, que se reúnen cada 15 días tanto de forma telemática como con algún encuentro presencial junto con el terapeuta. «Al principio costó un poco, pero era el siguiente paso que dar y nos hemos dado cuenta de que está siendo multiplicador en muchos sentidos». La mayoría son mujeres que sufrieron abusos sexuales en su infancia, «y están compartiendo reacciones, vidas posteriores, puntos de conexión en común…». Está siendo «muy sanador», asegura Rodil.