La Religión hará frente a la desigualdad - Alfa y Omega

La clase de Religión promoverá el compromiso frente la violencia y la desigualdad

La Conferencia Episcopal Española presenta el currículo de la materia, en la que también se trabajará la interioridad y la relación con Dios o el reconocimiento de la dignidad humana

Fran Otero
Comienzo del curso en el colegio Salesianos Córdoba. Foto: Valerio Merino

Reconocer la dignidad humana, asumir valores como el respeto, la gratuidad o la reconciliación, aprender a resolver conflictos de forma pacífica, luchar contra la pobreza, la violencia o la desigualdad entre hombres y mujeres, cuidar el medio ambiente o descubrir la interioridad y la relación con Dios son algunas de las numerosas competencias que adquirirá, por poner un ejemplo, un alumno de 4º de ESO que elija la clase de Religión el próximo curso.

Así se recoge en el borrador de currículo de Religión Católica para esta etapa elaborado por la Comisión para la Educación y Cultura de la Conferencia Episcopal Española (CEE) y que ha publicado este lunes junto con los del Segundo Ciclo de Educación Infantil y de Educación Primaria.

Los textos, que siguen el marco establecido por la LOMLOE y la estructura fijada por el Ministerio de Educación, se han puesto desde este lunes a disposición de toda la comunidad educativa –familias, profesorado, centros educativos, sindicatos…– para que planteen sus aportaciones y mejoras. Una participación que podrá ser efectiva a través de varias vías: un formulario en la página web haciaunnuevocurriculo.educacionyculturacee.es o el correo electrónico. Podrán hacerlo hasta el 21 de octubre.

«Con ello deseamos ponernos a la escucha de todos los agentes educativos relacionados con la enseñanza religiosa escolar, y acoger posibles modificaciones que, en su caso, serán aprobadas por la Conferencia Episcopal antes de su presentación al Ministerio de Educación para la publicación en el BOE», afirman desde el citado departamento.

La ministra ya los tiene

La ministra de Educación, Pilar Alegría, también tiene la propuesta, pues le fue entregada en una reunión reciente con una delegación de la CEE encabezada por el secretario general y portavoz, Luis Argüello. Un encuentro en el que Alegría reconoció que era la primera asignatura con un desarrollo curricular tan avanzado.

El currículo plantea seis competencias específicas, que son producto del diálogo entre el sistema educativo y la teología, como fuente de la materia. Estas subrayan la dimensión personal según la antropología cristiana; la dimensión social de la persona (Doctrina Social de la Iglesia); el potencial transformador de la educación; la dimensión cultural, el patrimonio, y el diálogo fe y cultura; la interioridad y la dimensión espiritual; y, finalmente, la síntesis del mensaje cristiano.

Seis competencias

Cada etapa tiene en cuenta estas competencias, adaptadas a la edad del niño. Así, en Infantil, la prioridad de la Religión es el desarrollo emocional y afectivo del niño y, por tanto, se enseñarán hábitos y valores «desde modelos de vida cristiana y relatos bíblicos sobre Jesús de Nazaret». También se pone el foco en el respeto del entorno, de la dignidad de la vida de todos y del cuidado de la naturaleza, algo que va ligado «a la adquisición de las primeras habilidades sociales y de convivencia», así como en el conocimiento y la admiración de las costumbres y tradiciones religiosas. Por último, se recogen experiencias de relajación, reflexión, silencio y contemplación.

En Primaria, se hace hincapié en un primer momento en la identificación y gestión de emociones, afectos y valores, así como las limitaciones, la incorporación de destrezas para la toma de decisiones comunitarias y resolución de conflictos o el ya referido anteriormente compromiso por la justicia social y la igualdad. Del mismo modo, se da importancia al despertar espiritual y al descubrimiento de la relación con Dios y al conocimiento del patrimonio cultural de la Iglesia.

Aunque en todas las competencias de la clase de Religión discurre el mensaje cristiano de una u otra manera, el currículo contempla una específica sobre esto a modo de síntesis. En ella, los alumnos de Infantil reconocerán a Jesús como figura clave del cristianismo, conocerán a la Virgen María, la Biblia, las oraciones y prácticas cristianas más comunes, así como la riqueza de la interculturalidad. Todos estos contenidos se van desarrollando paulatinamente hasta alcanzar en abordar en la ESO el mensaje de Jesús como respuesta a la búsqueda de sentido, la doctrina social de la Iglesia y la relación de esta con los derechos humanos y los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Se asumen los Objetivos de Desarrollo Sostenible

En el texto aparece una decidida apuesta por el diálogo con la sociedad, que se plasma, precisamente, en un compromiso con los derechos humanos y más concretamente con los Objetivos de Desarrollo Sostenible propuestos por Naciones Unidas.

«Creemos que Dios tiene un proyecto de comunión para la humanidad, anunciado en Jesucristo: la superación del mal y de la muerte, la construcción de la casa común, la fraternidad universal, la inclusión de todos y cada uno de los seres humanos en un ámbito de humanidad plena. Un horizonte que plenifica nuestro compromiso con los ODS», se puede leer en el texto de ESO.

Este diálogo le sirve también para reivindicar, por ejemplo, que «el desarrollo espiritual y moral es un derecho de todos los niños y niñas», según el artículo 27 de la Convención sobre los Derechos del Niño.