El alcalde de Kiev invita al Papa a la ciudad para «allanar el camino hacia la paz» - Alfa y Omega

El alcalde de Kiev invita al Papa a la ciudad para «allanar el camino hacia la paz»

El portavoz de la Santa Sede, Matteo Bruni, ha confirmado que el Santo Padre ha recibido la misiva «y es próximo a los sufrimientos de la ciudad y su gente»

Redacción
El alcalde de Kiev comprobando los efectos de las bombas rusas en la ciudad. Foto: AFP/Aris Messinis.

El alcalde de Kiev, Vitali Klitschko, ha enviado una carta al Papa Francisco para invitarle a visitar la ciudad en estos momentos de guerra tras la invasión de Rusia. «Creemos que la presencia de los líderes religiosos del mundo en persona en Kiev es clave para salvar vidas y allanar el camino hacia la paz en nuestra ciudad, en nuestro país, y en todos los lugares», escribe el alcalde en la misiva.

Klitschko se ofrece en ayudar en todo lo que necesitase al Pontífice si decidiese visitar el país. Pero en el caso de que no sea posible, el alcalde le propone «participar en una videoconferencia conjunta, para grabarla o transmitirla en vivo, y se harán esfuerzos para incluir al presidente Zelenskyi en esta convocatoria».

«Le apelamos a usted, como líder espiritual, para que muestre su compasión, para que se una al pueblo ucraniano y difunda conjuntamente el llamado a la paz», añade el alcalde de la capital ucraniana asediada desde hace días en esta carta recogida por EFE.

Carta recibida

El portavoz de la Santa Sede, Matteo Bruni, ha confirmado que el Santo Padre ha recibido la carta del alcalde de Kiev «y es próximo a los sufrimientos de la ciudad, a su gente, a quienes tuvieron que escapar y quienes están llamados a administrarla. Reza al Señor para que sean protegidos de la violencia», se lee en un comunicado.

Desde que comenzó la invasión, Francisco ha realizado varios llamamientos para que se detengan las hostilidades. El último, el pasado domingo, cuando tras el rezo del ángelus dijo: «Ante la barbarie del asesinato de niños, de inocentes y civiles indefensos, no hay razones estratégicas que valgan. Solo se debe cesar la inaceptable agresión armada antes de que reduzca las ciudades en cementerios».