El abrazo del Papa a Tomasz, que pasó 20 años en la cárcel acusado falsamente de violación y asesinato - Alfa y Omega

El abrazo del Papa a Tomasz, que pasó 20 años en la cárcel acusado falsamente de violación y asesinato

Nada más salir de la cárcel, Tomasz Komenda fue a Roma para rezar ante la tumba de san Juan Pablo II. Sin embargo, un amigo sacerdote supo de su presencia y los acompañó a la audiencia general y después al encuentro con Francisco

Alfa y Omega
Foto: EFE/Vatican Media

Nada más salir de la cárcel, Tomasz Komenda fue a Roma para rezar ante la tumba de san Juan Pablo II. Sin embargo, un amigo sacerdote supo de su presencia y los acompañó a la audiencia general y después al encuentro con Francisco

Al final de la audiencia general de este miércoles, el Papa abrazó a Tomasz Komenda, de 41 años, que pasó cerca de 20 años en prisión acusado falsamente de haber violado y asesinado a una chica.

Francisco, que estaba visiblemente conmovido, le regaló unos rosarios a Komenda y a sus padres y se fotografió con ellos. Posteriormente, el hombre y su familia fueron invitados a comer a casa del limosnero pontificio, Konrad Krajewski, recientemente nombrado cardenal.

El almuerzo fue preparado por Enzo, un ex preso que también cumplió 20 años de condena y que ahora colabora con la Limosnería Pontificia preparando comida para las personas sin hogar que viven en las estaciones de Roma.

«Sé lo duro que es estar dentro de la cárcel por este tipo de delitos. Sé lo que te hacen los demás detenidos», dijo Enzo al tiempo que aseguró que prepararía un almuerzo único para Tomasz.

Tomasz Komenda pasó dos décadas en la cárcel después de que dos expertos de la Universidad de Wroclaw dijeran que algunas señales que presentaba el cuerpo de la víctima, que tenía 15 años, correspondían a los dientes de Tomasz.

Recientemente se ha reconocido la inocencia de Komenda, que nada más salir de la cárcel quiso acudir a Roma para rezar ante la tumba de san Juan Pablo II. Sin embargo, un amigo sacerdote supo de su presencia y los acompañó a la audiencia general y después al encuentro con Francisco.

Alfa y Omega/Vatican Insider