Diakonía, una respuesta ante las nuevas pobrezas

«Queremos dejar de ser meros dispensadores de alimentos. Cáritas es la Iglesia, es Madre», señaló el presidente de Cáritas de Toledo al presentar un proyecto para cambiar el modelo de acogida y acompañamiento de las Cáritas parroquiales

Colaborador
El equipo de Cáritas de la parroquia de Seseña, una de las que lo va a implantar. Foto: Cáritas Toledo

«Rubén y Ángela son un matrimonio joven de Toledo con tres hijos. Casados desde hace más de diez años. Hasta el año 2014 eran una familia sin problemas económicos, porque los dos trabajaban y podían hacer frente a los pagos de una casa. Fue en 2014 cuando Rubén perdió el trabajo y empezaron los impagos y las dificultades para llegar a fin de mes. Y con las dificultades los abandonos, las ausencias, las riñas, etc. Años después el banco los desahució, obligándolos a salir de su hogar. Inicio de una nueva vida. Llegaron a Cáritas buscando alimentos pero también una motivación para sacar adelante a sus tres hijos, recuperando la esperanza».

La situación de Rubén y Ángela, contada por el secretario general de Cáritas de diocesana de Toledo, Javier García-Cabañas, se repite en cientos de familias de España que se ven abocadas a una situación de pobreza inesperada. La salida no solo pasa por recibir alimentos, sino por tener una vivienda, un empleo digno, una atención psicológica y un acompañamiento integral para todos ellos. Estas familias precisan de una atención continua y de un itinerario personalizado que suponga el conocimiento personal y la promoción humana y espiritual, dando así verdadero sentido a la entrega material.

Este es el objetivo del Proyecto Diakonía (Servicio de la Caridad) que este curso pastoral se impulsará en Cáritas diocesana de Toledo, y que se desarrollará a lo largo de los próximos años hasta su total implantación en la Asamblea General de Cáritas de 2019. Diakonía pretende ofrecer nuevas respuesta a los nuevos tiempos y a las nuevas necesidades.

La pobreza cambia porque la sociedad también se está transformando. Como indica el Papa Francisco en el mensaje de la Jornada Mundial de los Pobres, que se celebrará el próximo 19 de noviembre, la pobreza cada día nos presenta nuevas caras. «Nos desafía todos los días con sus muchas caras marcadas por el dolor, la marginación, la opresión, la violencia, la tortura y el encarcelamiento, la guerra, la privación de la libertad y de la dignidad, por la ignorancia y el analfabetismo, por la emergencia sanitaria y la falta de trabajo, el tráfico de personas y la esclavitud, el exilio y la miseria, y por la migración forzada».

El equipo directivo de Cáritas Toledo presenta Proyecto Diakonía. Foto: Cáritas Toledo

Por este motivo, según el secretario general de Cáritas diocesana de Toledo, Javier García-Cabañas, urge dar respuestas. Es necesario un cambio de actitud y por lo tanto un proceso de conversión que «supondrá penetrar en las raíces de Cáritas y resituarnos». Esta transformación obligará a voluntarios y profesionales de Cáritas a plantearse preguntas como: «¿Por qué estoy yo en Cáritas? ¿Quién es mi hermano? ¿Cómo es el encuentro con él? ¿Cómo amo a los pobres?». Estas preguntas surgen en el primer encuentro con los más necesitados, que es donde da comienzo todo el proceso de acompañamiento.

Itinerario formativo

Para desarrollar el Proyecto Diakonía se ha diseñado un itinerario formativo que, a lo largo de seis sesiones, impartirán los técnicos de Cáritas diocesana de Toledo en una veintena de parroquias de la archidiócesis de Toledo. En ellas se comenzará a implantar progresivamente este proyecto, que supone algo más que un cambio en el modelo de acogida de las Cáritas.

Javier García-Cabañas presentó esta iniciativa, junto al presidente de Cáritas de Toledo, Antonio Espíldora, durante el inicio de curso de la archidiócesis de Toledo. En un principio –reconocen sus responsables– generó dudas e incertidumbres entre los voluntarios de Cáritas, porque implica dejar de hacer lo de siempre para hacer algo nuevo; aunque sí reconocían que es necesario el cambio ante una realidad social que cambia a ritmos vertiginosos.

Se trata de «un reto transformador para todos, que implicará más formación, más cercanía, más escucha y más acompañamiento. Queremos dejar de ser meros dispensadores de alimentos. Cáritas es la Iglesia, es Madre», señaló Espíldora.

Mónica Moreno
Toledo


Un decálogo para el encuentro

El Proyecto Diakonía está basado en el Decálogo de la acogida y el acompañamiento en las Cáritas parroquiales, que busca promover la cultura del encuentro con el otro y, así, un encuentro con Jesús. Recoge los siguientes puntos:

  1. Por Cristo, con Cristo y en Cristo.
  2. Cáritas es Iglesia.
  3. Es la Iglesia católica la que acoge, acompaña y evangeliza.
  4. Amar a los pobres.
  5. Salir al encuentro.
  6. Tú a tú.
  7. Promoción personal.
  8. Las necesidades fundamentales.
  9. Creer en la persona.
  10. Con otros.