Contra el apartheid de la pobreza - Alfa y Omega

Contra el apartheid de la pobreza

Tres días antes de que se celebre el Día Internacional de la Mujer, la ONG Harambee ha entregado esta mañana el Premio Harambee 2019 a la Promoción e Igualdad de la Mujer Africana -patrocinado por los laboratorios René Furterer- a Ozo Ibeziako. La galardonada es la promotora del proyecto Art Living, que brinda a las chicas del barrio Alexandra (Johanesburgo. Sudáfrica) la oportunidad de crecer como mujeres con dignidad

José Calderero de Aldecoa
Foto: Harambee

Ozo Ibeziako trabaja en uno de los asentamientos que creó en su día el apartheid en Sudáfrica para encerrar a las diferentes etnias del país. Hoy el barrio de Alexandra (Johanesburgo), donde viven 500.000 personas, no está rodeado por alambradas pero resulta tan inexpugnable como antes a causa de la pobreza y la marginación. Ibeziako lucha contra ambas para capacitar humana y profesionalmente a mujeres del barrio.

Esta labor le ha valido a la doctora para alzarse con el Premio Harambee 2019 a la Promoción e Igualdad de la Mujer africana, patrocinado por los laboratorios René Furterer y entregado este martes, a tres días del Día Internacional de la Mujer, por la ONG Harambee. «Lo que necesitamos es igualdad real que sea cauce para fomentar todas las capacidades que tenemos las mujeres», ha declarado la premiada.

En el barrio –cuna de la carrera política de Mandela y hoy tomado por la delincuencia, la prostitución y el consumo de drogas– Ibeziako creó en 2012 junto a la ONG Komati Foundation el proyecto Art Living, que brinda a las chicas de Alexandra la oportunidad de crecer como mujeres con dignidad. «Les damos herramientas para afrontar las duras condiciones de vida de su entorno y para que descubran todo el potencial que tienen».

A través de la educación, y el esfuerzo de más de 100 voluntarias de la comunidad, Art Living ha conseguido «empoderar» a más de 500 mujeres con la conciencia de que «educar a las mujeres es educar a toda una nación», ha subrayado la galardonada.

De momento, de todas las chicas atendidas en el proyecto solo unas pocas han llegado a la universidad. Según Ozo Ibeziako «no son muchas pero la proporción irá creciendo a medida de que dispongamos de más medios humanos y económicos para extender Art Living por otros barrios y llegar así a más personas».