Cinemanet explora nuevas formas de enfrentarse a las enfermedades terminales

La asociación ha celebrado un simposio para reflexionar sobre cómo se representan la muerte y la dignidad de la persona a través del cine

Rodrigo Moreno Quicios
Fotograma de Los demás días

La asociación ha celebrado un simposio para reflexionar sobre cómo se representan la muerte y la dignidad de la persona a través del cine

En un momento en el que el PSOE trata de legalizar la eutanasia, la Asociación Cinemanet ha celebrado Vivir y morir con dignidad, una reunión de médicos, filósofos y juristas para reflexionar sobre cómo se representan la muerte y la dignidad de la persona a través del cine. Un simposio que ha servido para explorar nuevas formas de enfrentarse a las enfermedades terminales, exprimir la vida y mantener la esperanza cuando se escapa entre los dedos.

Así, Manuel Serrano Martínez, jefe del servicio de medicina interna del hospital La Luz y uno de los ponentes del acto, propone abordar la enfermedad con una visión diferente a la que cintas como Amour, Million Dollar Baby o Mar adentro han compartido con sus espectadores. «Hay otras películas que hacen énfasis en la persona como una existencia irrepetible», considera. Y pone ejemplos. «Yo vería la película Campeones mil veces, no porque esté de moda, es que hasta la recogida de su Goya por el actor Jesús Vidal ha llegado a la gente», opina.

Otro de los filmes que el doctor Serrano propone es La habitación de Marvin, que pone cada año a sus los alumnos de Medicina «porque permite extraer muchas enseñanzas». En esta obra, la atención de unos hijos a su padre impedido por una embolia «muestra cómo alrededor de la familia se puede cuidar a la persona». «Necesitamos del cuidado de los demás y el único modo que tenemos de enfrentarnos a estas enfermedades es tejer una gran red social subsidiaria de la familia en nuestro propio domicilio», añade.

Apoyándose en esta forma comunitaria de entender la enfermedad, el jefe de medicina interna considera radicalmente falso «que la muerte digna sea aquella sin dolor, elegida por el paciente o con control absoluto». Una convicción sobre la vida y la dignidad del ser humano que le lleva a posicionarse claramente en el debate sobre la legalización de la eutanasia. «Si truncamos la vida proporcionando la muerte antes, le desproveemos a las personas del tiempo más valioso que tienen para dar sentido a su vida», opina.

Además, señala que, antes de despenalizar la eutanasia, es más urgente afrontar la falta de recursos sanitarios que impide atender a los enfermos terminales como merecen. «Todo el esfuerzo que se está haciendo a las personas sufrientes podría emplearse para darle la vuelta al problema, desarrollar un sistema de cuidados paliativos que cubra a todos los españoles, les permita atenderlos en sus casas y así mantengan la relación con sus familiares», sentencia.

Aparte de Manuel Serrano Martínez, al acto también ha contado con las aportaciones de Benigno Blanco, (expresidente del Foro Español de la Familia), Alicia Latorre (presidenta de la Federación Española de Asociaciones Provida), Alfonso López Quintas (miembro de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas), Jerónimo José Martín (presidente del Círculo de Escritores Cinematográficos), Ana María Pérez (directora de comunicación y voluntariado del hospital Laguna), Miquel Ortegón (director de la clínica Santa Elena de Madrid) y Raquel Puerta (médico de familia en el centro de cuidados Laguna).

Rodrigo Moreno Quicios