Católicos y anglicanos piden solidaridad con los más vulnerables y los extranjeros

La Iglesia Católica y la Iglesia Anglicana se han pronunciado tras el referéndum por el que el Reino Unido ha decidido salir de la Unión Europea. En ambos casos, piden unidad, atención a los más vulnerables y que el Reino Unido siga siendo un colaborar eficaz ante los problemas internacionales

Redacción

El arzobispo de Westmister y presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Inglaterra y Gales ha apelado a la unidad tras el referéndum por el que el Reino Unido ha decidido salir de la Unión Europea, para que, «en este proceso, los más vulnerables sean apoyados y protegidos».

El cardenal Vincent Nichols ha asegurado su oración para que la nación se construya «sobre nuestras mejores tradiciones de generosidad, de acogida al extranjero y de refugio al necesitado».

«Ahora debemos –según el prelado católico- trabajar duro para mostrar que somos buenos vecinos y colaboradores resueltos en los esfuerzos internacionales conjuntos para abordar los problemas críticos de nuestro mundo».

«Constructores de puentes y no de barreras»

También se ha pronunciado sobre el Brexit la Iglesia Anglicana de Inglaterra, que aboga por «seguir siendo hospitalarios y compasivos, constructores de puentes y no de barreras».

Los anglicanos piden unidad para «construir un país generoso y que mire hacia delante, que contribuya a la prosperidad humana en todo el mundo».

En este sentido, han querido enviar un mensaje de tranquilidad a los extranjeros residentes en Reino Unido ya que «algunos sentirán una profunda inseguridad». «Debemos responder ofreciéndoles confianza, conservando como algo valioso nuestra sociedad maravillosamente diversa, y afirmando la contribución única de todos y cada uno».

María Martínez / José Calderero @jcalderero

[w8_toggle margin_bottom=»10px» title=»Comunicado del cardenal Nichols»]

Una gran tradición del Reino Unido es respetar la voluntad de la gente, expresada en las urnas. Hoy partimos con un nuevo rumbo que será exigente para todos nosotros.

Nuestra oración es que todos trabajemos en esta tarea con respeto y educación, a pesar de las profundas diferencias de opinión. Rezamos para que en este proceso los más vulnerables sean apoyados y protegidos, especialmente aquellos que son presa fácil para los empresarios sin escrúpulos y los traficantes de personas.

Rezamos para que nuestras naciones construyan sobre nuestras mejores tradiciones de generosidad, de acogida al extranjero y de refugio al necesitado.

Ahora debemos trabajar duro para mostrar que somos buenos vecinos y colaboradores resueltos en los esfuerzos internacionales conjuntos para abodar los problemas críticos de nuestro mundo hoy.

Cardenal Vincent Nichols

Arobispo de Westminster y presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Inglaterra y Gales

[/w8_toggle]

[w8_toggle margin_bottom=»10px» title=»Comunicado íntegro de la Iglesia Anglicana»]

El jueves millones de personas de todo el Reino Unido votaron en el referéndum y una mayoría expresó el deseo de que el futuro de Gran Bretaña sea fuera de la Unión Europea.

El resultado de este referéndum ha sido determinado por la gente de este país. Ahora es responsabilidad del Gobierno, con el apoyo del Parlamento, tener totalmente en cuenta el resultado y, a la luz de esto, decidir los siguientes pasos. Esta mañana, el primer ministro David Cameron ha ofrecido un marco de cuándo este proceso podría comenzar formalmente.

El voto para retirarnos de la Unión Europa significa que ahora todos debemos reimaginar tanto qué significa ser el Reino Unido en un mundo interdependiente, como qué valores y virtudes deberían modelar y guiar nuestras relaciones con otros.

Como ciudadanos del Reino Unido, cualesquiera que fuera nuestra visión durante la campaña del referéndum, ahora debemos unirnos en la tarea común de construir un país generoso y que mire hacia delante, que contribuya a la prosperidad humana en todo el mundo. Debemos seguir siendo hospitalarios y compasivos, constructores de puentes y no de barreras. Muchos de los que viven entre nosotros y a nuestro lado como vecinos, amigos y compañeros de trabajo vienen del extranjero, y algunos sentirán una profunda inseguridad. Debemos responder ofreciéndoles confianza, conservando como algo valioso nuestra sociedad maravillosamente diversa, y afirmando la contribución única de todos y cada uno.

La campaña del referéndum ha sido vigorosa y a veces ha hecho daño a los de un bando u otro. Debemos por tanto actuar con humildad y valentía, siendo fieles a los principios que sacan lo mejor de nuestra nación. La unidad, la esperanza y la generosidad nos permitirán superar el período de transición que ocurrirá ahora, y surgir de él con confianza y éxito. Las oportunidades y desafíos a los que hacemos frente como nación y como ciudadanos globales son demasiado significativos para que nos conformemos con menos.

Como quienes esperan y confían en el Dios vivo, recemos por todos nuestros dirigentes, especialmente por el primer ministro David Cameron durante los meses que le quedan de mandato. Recemos también por los dirigentes de toda Europa, y de todo el mundo, mientras hacen frente a este dramático cambio. Pidamos especialmente que avancemos para construir un buen Reino Unido que, aunque se relacione con el resto de Europa de una forma nueva, juegue su papel entre las naciones en la búsqueda del bien común en todo el mundo.

[/w8_toggle]