Blázquez, sobre los abusos: «Los obispos vamos a ser examinados» - Alfa y Omega

Blázquez, sobre los abusos: «Los obispos vamos a ser examinados»

El presidente de la Conferencia Episcopal reitera su compromiso con las víctimas y con sus familias y da un «no» a los abusadores, al encubrimiento y al tratamiento inadecuado de esta cuestión por parte de autoridades de la Iglesia

Fran Otero
Foto: EFE/Ballesteros

El presidente de la Conferencia Episcopal reitera su compromiso con las víctimas y con sus familias y da un «no» a los abusadores, al encubrimiento y al tratamiento inadecuado de esta cuestión por parte de autoridades de la Iglesia

El presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), el cardenal Ricardo Blázquez, reconoció, tras su participación en la cumbre sobre Protección de los Menores en la Iglesia de la pasada semana, que ahora esperan las normas concretas y no solo orientaciones, pautas sobre las que los obispos «vamos a ser examinados y debemos ser examinados».

El también arzobispo de Valladolid, que compareció ante los medios de comunicación tras la reunión en Madrid de la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal, añadió que el encuentro celebrado en el Vaticano ha sido «un sí a las víctimas, con lo que lleva consigo de defensa, acompañamiento, escucha y prevención. Un sí a sus familias y a la colaboración con las autoridades del Estado. Y también un no a los abusadores, a los encubrimientos, al silencio cómplice y al tratamiento inadecuado de esta cuestión por parte de las autoridades de la Iglesia».

En este sentido, recalcó que el problema de los abusos en la Iglesia no se soluciona con el traslado de los abusadores, ni siquiera económicamente: «Estamos tratando de relaciones personales heridas, profundamente heridas». El propio Blázquez, que según dijo ha estado recibiendo a bastantes víctimas desde hace ya algún tiempo, reconoció que el sufrimiento de las víctimas es muy difícil de curar y, en muchos casos, a pesar del paso del tiempo «las heridas continúan sangrando». También se refirió a las víctimas que manifiestan una profunda irritación, sobre la que dijo que «es la irritación de Dios».

Para Blázquez, los abusos han sido durante mucho tiempo «un tabú», pues «se conocían cosas, pero no se hablaba de ello». Un silencio, añadió, que en ocasiones venía impuesto de las familias o de las amenazas de los abusadores. «Es estremecedor el poder escuchar a personas como nosotros que han tenido una etapa en su vida que les han dejado huellas permanentes».

Preguntado sobre si va a informar al Gobierno sobre casos de abusos en la Iglesia, el presidente del Episcopado dijo que las diócesis «están dispuestas a colaborar, pero nuestra colaboración es directamente con los tribunales». Del mismo modo, descartó que la Conferencia Episcopal encargara un estudio histórico sobre los casos de abusos en la Iglesia y añadió que, en todo caso, esto compete a cada diócesis.

Fran Otero