72 muertos en un atentado en Pakistán contra los cristianos que celebraban la Pascua - Alfa y Omega

72 muertos en un atentado en Pakistán contra los cristianos que celebraban la Pascua

El atentado suicida, reivindicado por el grupo talibán Jamaat ul Ahrar, tuvo lugar en un parque infantil abarrotado de familias

Redacción

El atentado suicida, reivindicado por el grupo talibán Jamaat ul Ahrar, tuvo lugar en un parque infantil abarrotado de familias

Un atentado suicida en Lahore (Pakistán), dirigido contra los cristianos, ha causado, de momento, 72 muertos y 359 heridos. La explosión tuvo lugar este domingo en un parque infantil, que en ese momento se encontraba abarrotado de familias celebrando la Pascua.

El grupo talibán Jamaat ul Ahrar se ha atribuido el brutal ataque. «Reivindicamos la autoría del ataque contra los cristianos que celebraban la Pascua», ha afirmado un portavoz de Tehreek e Taliban Pakistan Jamaat ul Ahrar, Ehansulá Ehsan, en declaraciones telefónicas al diario paquistaní The Express Tribune.

«Forma parte de los ataques de martirio anual que iniciamos este año», ha destacado Ehsan. «Estábamos esperando esta ocasión. Queremos decirle al primer ministro (Nawaz Sharif) y a la LMP-N (su partido) que hemos llegado a Punjab y que vamos a por ti», ha añadido.

Gran parte de las víctimas son mujeres y niños, dado que el Gulshan e Iqbal es un parque infantil, que además se encuentra en una importante zona residencial de Lahore.

Los primeros indicios apuntan a que la bomba contaba con rodamientos de metal, que hicieron las veces de metralla, por lo que se sospecha que el atentado pretendía causar el mayor número de víctimas y de forma indiscriminada. El Ejército ha sido ya desplegado en la zona, que ha quedado acordonada por las fuerzas de seguridad.

Poco después del atentado, el gobierno de la región de Punjab, donde se encuentra Lahore, ha ordenado el cierre de todos los parques públicos y ha anunciado tres días de luto en la provincia. También se han cerrado centros comerciales y las principales de la ciudad han quedado desiertas.

Golpe en el corazón del Gobierno

El atentado suicida es una puñalada en el corazón de la base política del primer ministro de Pakistán, Nawaz Sharif. Lahore, capital de Punjab -en el norte del país-, ha sido un lugar tradicionalmente pacífico y donde Sharif ha obtenido gran número de votos. Los críticos del primer ministro le acusan de haber canjeado seguridad a cambio de una enorme permisividad con los milicianos y así mantenerse por delante en las encuestas electorales.

La tensión, sin embargo, se encuentra en un punto álgido desde hace dos años, cuando Pakistán lanzó una importante ofensiva contra las milicias yihadistas en Waziristán del Norte, frontera con Afganistán, para cortar las rutas de suministros de los talibán.

El año pasado sin ir más lejos, un artefacto explosivo acabó con las vidas de un importante ministro de la provincia y de otras seis personas al estallar en el domicilio del fallecido.

Condena de Rajoy y del Nobel de la Paz

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, ha condenado el «execrable» atentado que ha tenido lugar en Pakistán y ha reiterado su firme compromiso en la lucha «contra el terror».

Así lo ha expresado en un telegrama que ha mandado al primer ministro de Pakistán, Nawaz Sharif, en el que ha transmitido el pésame y sus condolencias a las víctimas y familiares del atentado. Además, ha deseado la «pronta y completa» recuperación de los centenares de heridos.

También ha condenado el atentado de la Nobel de la Paz Malala Yousafzai. «Estoy desolada por la muerte sin sentido de inocentes en Lahore. Mi corazón está con las víctimas y sus familias y amigos», ha afirmado.

«Condeno este atentado en los términos más contundentes posibles. Estamos con las familias de las víctimas. Pakistán y el mundo deben unirse. Cada vida es valiosa y debe ser respetada y protegida», ha concluido.

Agencias/Alfa y Omega