50 flores para la Virgen por la paz - Alfa y Omega

50 flores para la Virgen por la paz

Ayuda a la Iglesia Necesitada quiere conseguir que este domingo (o el lunes en los colegios) un millón de chicos recen el rosario por la unidad y la paz. «Dios escucha especialmente la oración de los niños», dice su director

María Martínez López
Los alumnos de Ana, en el colegio San Juan Evangelista, se preparan para el rosario que rezarán todos juntos el lunes. Foto: Ana Mercado

Este domingo, niños de todo el mundo están invitados a rezar el rosario por la unidad y la paz. Ayuda a la Iglesia Necesitada ha pedido que, por lo menos, sean un millón. La cifra la dijo hace muchos años un santo italiano, san Pío de Pietrelcina, que estaba convencido de que «si un millón de niños rezaran el rosario, el mundo cambiaría». La idea la tuvo un grupo de personas en 2005 en Venezuela al ver rezar el rosario a un grupo de chicos en una iglesia.

Se les ocurrió entonces convocar a niños de toda Iberoamérica a rezar esta oración a la Virgen por la unidad y la paz cada 18 de octubre. Al conocer esta iniciativa, Ayuda a la Iglesia Necesitada decidió primero apoyarla y darle publicidad, y luego hacerla suya en todo el mundo. Nos lo cuenta Javier Menéndez Ros, su director en España: «Dios escucha especialmente la oración de los niños», explica, «porque su corazón es sencillo», y lo que dicen llega «como una flecha» a María y a Jesús. Además, rezar el rosario es muy fácil, y «es la oración preferida de la Virgen».

Normalmente, la gente conoce a Ayuda a la Iglesia Necesitada por el dinero que envían a los cristianos de países donde sufren persecución o donde las iglesias son muy pobres. «Pero nuestra misión no es solo eso, sino ser un puente de oración», añade Javier. Además de la ayuda material, los cristianos de estos países piden que recemos por ellos. «Ellos también lo hacen por nosotros, ahora durante la pandemia nos han escrito de muchos sitios para decírnoslo». El rosario de este domingo va más allá, porque además de pedir por otros cristianos, se reza por la paz y la unidad en todo el mundo. «No conocemos la cantidad de guerras y el terrorismo que azota a muchos países de los que ni siquiera se habla», dice Javier con pena. Pero también hay que pedir «paz interior», sobre todo ante el miedo y la angustia que está causando el coronavirus.

También en el patio

Uno de los colegios de España que se va a sumar a esta campaña es el San Juan Evangelista, de Torrejón de Ardoz (Madrid). Como el 18 es domingo, lo harán el lunes en el patio, para que puedan acudir y guardar distancia todos los alumnos que quieran. En este colegio conocen bien el trabajo de Ayuda a la Iglesia Necesitada, porque hace unos años hicieron un proyecto con ellos y los niños de la ESO les explicaron la persecución religiosa a los más pequeños.

También rezan de vez en cuando el rosario. «Lo pidió la Virgen en Fátima, y nuestro colegio está consagrado a ella», cuenta Ana Mercado, del equipo de Pastoral. Una vez, incluso los alumnos lo retransmitieron para toda España a través de Radio María. Hay gente que piensa que esta oración, con sus 50 avemarías, es muy repetitiva. Pero «cuando les explico a los chicos que cada avemaría es una flor que ofrecemos a la Virgen en nuestro corazón, les encanta».

Los niños, con las hermanas de la Cruz de Sevilla

El jueves pasado, Macarena llenó la puerta de las hermanas de la Cruz, en Sevilla, con dibujos hechos por sus alumnos de 4º de Primaria del colegio Santa Ana. «Yo soy una mandada», nos dice, explicando que la idea fue de los niños. El día anterior, se supo la noticia de que 40 de las 60 monjas de este convento se habían contagiado de coronavirus y estaban encerradas en sus habitaciones. Macarena lo contó en clase, y les preguntó a los niños si sabían quiénes eran. «Son las monjas de sor Ángela» de la Cruz. «Van de dos en dos». «No hablan». «Cuidan a los enfermos», fueron respondiendo, porque son muy conocidas en Sevilla. Macarena les contó la historia de su fundadora, «una santa que ha vivido en nuestra ciudad hace menos de 100 años». Y les preguntó: «¿Hacemos algo por ellas? Vamos a rezar». A los niños les pareció fenomenal, y tuvieron otra idea. «Les hacemos unos dibujos, seño, y se los llevas». Y, aunque las religiosas siguen confinadas, Macarena se ha enterado de que están muy agradecidas.