2 mil años de tradición se vuelcan en la nueva evangelización

El arzobispo de Zaragoza, monseñor Manuel Ureña, participó el lunes en El Espejo, de la Cadena COPE, que ahora se emite, entre semana, a las 13,30 horas. Monseñor Ureña presentó el nuevo Plan Pastoral de la archidiócesis aragonesa: una tradición de 2 mil años se pondrá al servicio de la nueva evangelización

Cristina Sánchez Aguilar

El arzobispo de Zaragoza, monseñor Manuel Ureña, participó el lunes en El Espejo, de la Cadena COPE, que ahora se emite, entre semana, a las 13,30 horas. Monseñor Ureña presentó el nuevo Plan Pastoral de la archidiócesis aragonesa: una tradición de 2 mil años se pondrá al servicio de la nueva evangelización

Zaragoza es una de las diócesis con raíces más antiguas en España, recordó el arzobispo. «En el año 40 estuvieron presentes el apóstol Santiago y la Virgen María, lo que hizo que el cristianismo echase raíces desde antaño». Casi 2 mil años después, «en Zaragoza, la fe continúa vertebrada en torno a la Virgen María, en la Basílica del Pilar, aun en estos tiempos de secularismo».

Sobre el contenido del nuevo Plan Pastoral, monseñor Ureña declaró que «está determinado por el Evangelio». Recordando a Juan Pablo II, el arzobispo señaló que un Plan Pastoral no consiste en «inventar un programa de evangelización nuevo, porque éste es único e inmutable, y está centrado en Cristo mismo».

Lo que sí difieren son los cauces para conseguirlo, que dependen «de las circunstancias, porque la cultura es diversa y el Plan se acopla al contexto necesario. En este caso -prosiguió el arzobispo-, el acento se pone en la evangelización, en consonancia con el plan de la Conferencia Episcopal Española y con el Año de la Fe». Y recalcó: «Hay que fortalecer la experiencia personal de Dios a través de la experiencia de la fe de la Iglesia. Pensamos que nuestra fe es más auténtica, cuanto más converge en lo que pensamos interiormente, y es todo lo contrario. Hay que adecuar nuestro interior a la objetividad de la fe».

El segundo objetivo del curso pastoral en la archidiócesis zaragozana es, según su arzobispo, «crecer en el compromiso y la pastoral de los laicos, y dar testimonio de pobreza evangélica, comprometiéndose con los que más están sufriendo la crisis».

Cristina Sánchez Aguilar