Vuelven a caer las bombas sobre Kiev y Leópolis

Los líderes religiosos de Ucrania califican los bombardeos de «ataques terroristas»

«Me conmovió no ver odio» entre los ucranianos a pesar de que «hay mucha gente sufriendo allí», afirmaba el domingo el cardenal Krajewski, limosnero del Papa

Redacción
Bombardeo en Kiev (Ucrania)
Daños causados por uno de los misiles en Kiev. Foto: EFE.

El Consejo Panucraniano de Iglesias y Organizaciones Religiosas ha condenado como «ataques terroristas» los bombardeos rusos del lunes sobre Kiev y doce regiones a lo largo y ancho de Ucrania, que se saldaron con 19 muertos y 105 heridos. Quienes los ordenan, ejecutan y justifican, aseguran en un comunicado, «deberán responder ante el Altísimo». Al mismo tiempo, han realizado un llamamiento «a la comunidad internacional y a los líderes religiosos del mundo, pidiéndoles que condenen los actos de terror estatal» de Rusia.

El comandante en jefe de Ucrania, el general Valeriy Zaluzhnyi , dijo el lunes en su canal de Telegram que los rusos habían lanzado 75 misiles, de los que 41 fueron neutralizados por sus sistemas de defensa aérea. Al menos ocho personas resultaron muertas y otras 24 heridas en el primer bombardeo ruso contra Kiev registrado esta mañana, informó Rostislav Smirnov, asesor jefe del Ministerio del Interior, citado por la agencia de noticias Ukrinform. Posteriormente tuvo lugar una segunda ronda, sobre las 09.16 hora local (06.16 GMT), aunque hasta el momento no hay información sobre víctimas. Es la primera vez que la capital ucraniana es bombardeada desde junio, informa EFE.

En Leópolis, el jefe de la administración militar regional, Makzym Kozytski, confirmó que se han registrado varias potentes explosiones hacia las 09.00 hora local (06.00 GMT). «Residentes de la región de Leópolis, la defensa aérea está funcionando. Permanezcan en los refugios», advirtió a la población en un mensaje en Facebook que recogen medios locales. Y advirtió de que «hay amenaza de nuevos ataques con misiles».

En Zaporiyia, durante la madrugada, se produjo el tercer bombardeo en cinco días. Según algunos medios, una persona resultó muerta. En este ciudad, un ataque contra un edificio civil causó este domingo 17 muertos y 40 heridos. Los medios ucranianos también informan hoy de varias explosiones por misiles en la ciudad de Dnipro, así como de ataques contra Yitomir, ceca de Kiev; Khmelnytskyi, más al este en la orilla del río Bug Meridional, y Ternópil (al este, a orillas del río Seret).

«Intentan destruirnos»

«En el día 229 (de guerra) intentan destruirnos y borrarnos de la faz de la tierra. Completamente. Destruir a nuestra gente que está durmiendo en casa en Zaporiyia. Matar a la gente que se dirige al trabajo en Dnipro y Kiev», resumió de manera gráfica el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski.

En entrevista con Vatican News, el cardenal Konrad Krajewski, prefecto del Dicasterio para la Caridad, recordaba el domingo su reciente visita al país asegurando que «todavía no me he ido de Ucrania». El también limosnero apostólico pensaba en «toda la gente que sufre, que lucha, la gente que tiene que dejar sus casas; pienso en los enfermos, también pienso en los muertos, vi tantos en Izium».

Resaltaba asimismo que «me conmovió mucho no ver odio. Hay mucha gente sufriendo allí, no solo los soldados, sino los civiles que están siendo asesinados, los civiles que han tenido que abandonar su país, sus hogares». Pero «vi gente con mucha esperanza, con mucho amor por su patria».

«He visto gente extraordinaria, incluso la Iglesia que no ha abandonado a sus fieles, la Iglesia latina, la Iglesia greco-católica, la Iglesia ortodoxa: todas unidas», añadía el cardenal, de origen polaco. Hablaba con motivo de la iniciativa ¡Hagamos la paz!, una celebración dedicada especialmente a los niños organizada en la Basílica de Santa Sofía de Roma y que contó también con la presencia de refugiados ucranianos.