Unidos por un décimo

Isidro Catela
Foto: RTVE

Vivimos días de paradoja constante: mientras se encienden todas las luces rojas con las casas de apuestas que pueblan la España sin vaciar, nos invitan a comprar lotería de Navidad. Alguno dirá que no es lo mismo, y es cierto; que lo de Navidad es ya una cuestión social, como el vino en la mesa de celebración, que no hace a todos los españoles alcohólicos, aunque, sea cierto también que cada vez tengamos a más jóvenes con el hígado como un globo.

Con las alertas encendidas, confieso que yo, desde hace unos años, apuesto por uno de los pocos anuncios publicitarios que espero con interés. Pasados los tiempos del famoso calvo, se ha optado por la línea del encuentro, por el mensaje centrado en compartir, y, eso, sin perder la cabeza ni la cartera, hay que destacarlo. Ya podrían aprender otros anuncios que repiten carísimas propuestas hedonistas para ser superhombres con una gota de perfume.

Los anuncios de la lotería son, este año, cuatro. Y sí, es compatible emocionarse una pizca con Félix, el personaje que interpreta el gran Ramón Barea y que, con el pretexto del décimo, abraza a la exmujer de su hijo, porque sigue siendo de la familia, y al tiempo parar ante el semáforo en rojo y decir, alto y claro que la vida no es juego y que es preciso denunciar a los que juegan con la vida de otros.

Isidro Catela