Una Iglesia samaritana - Alfa y Omega

Una Iglesia samaritana

Título: Iglesia pobre y para los pobres; Autor: Gerhard Ludwig Müller; Editorial: San Pablo

José Francisco Serrano Oceja

Título: Iglesia pobre y para los pobres
Autor: Gerhard Ludwig Müller
Editorial: San Pablo

«Qué tienen que ver los pobres campesinos de los Andes en Perú con el Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el cardenal Gerhard Ludwig Müller?», se pregunta el profesor Josef Sayer, responsable durante muchos años de Misereor. De todos es conocido el periplo latinoamericano del cardenal Müller en sus años de profesor de teología dogmática de Múnich, cuando dedicaba sus vacaciones académicas a atender pastoralmente a las comunidades cristianas de las remotas regiones andinas y a impartir cursos a los seminaristas y sacerdotes del continente de la esperanza. De todos es conocida la amistad del hoy Prefecto de la Congregación para al Doctrina de la Fe con el padre de la teología de la liberación, Gustavo Gutiérrez. Pero lo que no conocía el gran público, con toda probabilidad, es la causa y el itinerario de esa dedicación y de esa amistad, que está descrito con singular minuciosidad en las páginas de este libro. Un texto mezcla de testimonio y de testamento de una teología sobre los pobres, y de los pobres, como glosa del eje vector del pontificado del Papa Francisco y como criterio de renovación de la Iglesia, y en la Iglesia.

Pero la clave de este libro del, se pudiera decir, teólogo Müller, con un breve y clarificador prólogo del Papa Francisco -síntesis de su magisterio reciente sobre el sentido cristiano de la pobreza-, no está en lo que tiene de autobiografía teológica sólo, ni de colaboraciones que, a modo de teloneros teológicos, escriben Gustavo Gutiérrez y Josef Sayer. La clave radica en la reflexión que ofrece como contexto interpretativo de la naturaleza y el significado de la teología de la liberación. Unas propuestas que se han elaborado en un diálogo previo con las Instrucciones de la Congregación para la Doctrina de la Fe, Libertatis nuntius, de 1984, y Libertatis conscientia, de 1986. Dos textos a partir de los cuales, tanto el cardenal Müller como Gustavo Gutiérrez, en sus aportaciones tituladas: La opción preferencial por los pobres en Aparecida y La espiritualidad del acontecimiento conciliar, desarrollan la dimensión teocéntrica y cristológica de esa teología de adjetivo en tensión de sustantivo. Cuando el cardenal Müller afirma que el corazón de la teología de la liberación «es el encuentro con Jesús, es seguir a Cristo, el Buen Samaritano»; o cuando reflexiona sobre la «fuerza histórica de los pobres», y señala que esta realidad está lejos del enésimo proyecto utópico, nos está ofreciendo un criterio de purificación profética y una posibilidad de volver a los esencial del mensaje evangélico.

Hay que destacar de este libro que está construido sobre una gavilla de recientes textos publicados en revistas teológicas varias. Tres escritos que conforman el núcleo del capítulo dedicado a la misión evangelizadora de la Iglesia, y que tienen por título: La fe: verdadera riqueza de la Iglesia; Del dios de los muertos al Dios de los vivos; y Desafíos para la teología en el horizonte contemporáneo, son especialmente relevantes. Éste último, que se corresponde con la lección magistral de la inauguración del año académico en la Facultad de Teología de la Italia Septentrional, refleja con claridad el pensamiento del Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el cardenal Müller.

José Francisco Serrano