Tratar de amistad con Dios y con Santa Teresa

Título: Santa Teresa al habla con el hombre de hoy; Autor: Lydia Jiménez (dir.); Editorial: Fundación Universitaria Española

José Francisco Serrano Oceja

Título: Santa Teresa al habla con el hombre de hoy
Autor: Lydia Jiménez (dir.)
Editorial: Fundación Universitaria Española

En estas primeras vísperas del kairós teresiano, este libro, acta de una reciente edición del Seminario de Pensamiento Ángel González Álvarez en la Fundación Universitaria Española, es una magnífica oportunidad para introducirnos en el extenso mundo vital, espiritual, intelectual, histórico, de santa Teresa de Jesús. Su oportuna aparición nos permite una inteligente perspectiva de lo que es y significa la santa de Ávila, en la medida en que quien diseñó la arquitectura de este libro pensó en ofrecer una adecuada respuesta a la pregunta sobre qué tiene que decir santa Teresa de Jesús al hombre de nuestro tiempo. Hay que agradecer, por tanto, a la directora del citado Seminario, y coordinadora de esta edición, Lydia Jiménez, esa forma, tan teresiana también, recia, esencial, pedagógica, de entender el servicio a la Iglesia y a la sociedad hoy. Quizá por aquello que decía León Bloy: «Cuanto más santa es una mujer, más mujer es».

A medida que el lector se va introduciendo en el pensamiento de santa Teresa de Jesús, se percibe una sensación de que nunca es suficiente lo que se sabe de ella. Porque su cercanía, la intimidad con sus textos y con los contextos de sus escritos, siempre reclama más, siempre pide más. Fue Lessing quien dijo aquello de que santa Teresa tenía el hábito de pensar «como si no hubiera más que Dios y ella en el mundo». O por citar a un teólogo de nuestros días, que quizá nos sorprenda, Jürgen Moltman: «No he encontrado en Teresa de Jesús al paladín de la contrarreforma, sino a la reformadora de la fe cristiana. Teresa ha fijado la humanidad de Cristo cuando quiso superar, rescatándola, la corriente mística de su época. Teresa ha encontrado y afirmado su puesto bajo la cruz».

Santa Teresa es, glosando a Joseph Ratzinger, un camino que debe llevarnos a metas más lejanas, las metas de la experiencia espiritual y de la relación íntima con Dios. De esta Doctora de la Iglesia se aprende no sólo los rudimentos de la oración, de la vida espiritual, del itinerario que nos conduce a la contemplación. También es ella misma una escuela de humanidad. Debemos dar las gracias a los autores de este libro por el equilibrio que presentan en sus escritos entre profundidad y claridad expositiva. Gracias, por tanto, al padre Francisco Brändle, OCD; Asunción Aguirrezábal; Sara Gallardo; Beatriz de Ancos; Marianne Schlosser; José Antonio Calvo; y José-Damián Gaitán, OCD. Sus contribuciones nos ayudan a pensar, y a orar, sobre y con los siguientes temas: La teología paulina en santa Teresa; La respuesta de Teresa a la situación del hombre actual; Teresa, comunicadora de lo inefable; El discernimiento de espíritus en el libro de «Las Fundaciones»; Santa Teresa, reformadora en la primera modernidad; y El magisterio de Teresa de Jesús sobre la oración.

La Beata Ana de San Bartolomé, secretaria y enfermera de la Doctora abulense, decía de ella que «no era amiga de gente triste ni lo era ni quería que los que iban en su compañía lo fuesen. Decía: ¡Dios me libre de santos encapotados!»

José Francisco Serrano