Taizé llamó… y los jóvenes respondieron

Impactado por el Concilio Vaticano II, el hermano Roger de Taizé empezó a convocar a las nuevas generaciones. En los convulsos últimos años 60 y primeros 70, la apuesta de escucha y oración pronto los atrajo por miles. Esta invitación llega a Madrid

María Martínez López
Jóvenes en Taizé. Foto: Unterwegs

Impactado por el Concilio Vaticano II, el hermano Roger de Taizé empezó a convocar a las nuevas generaciones. En los convulsos últimos años 60 y primeros 70, la apuesta de escucha y oración pronto los atrajo por miles. Esta invitación llega a Madrid

«¿Qué vamos a hacer con tantos jóvenes?». Entre finales de los años 60 y comienzos de los 70, esta pregunta inquietaba a la Comunidad ecuménica de Taizé, fundada en la Borgoña francesa en 1944 por el suizo Roger Schutz. A los hermanos les resulta cómico escuchar hoy a los más mayores recordar ese momento: con «tantos jóvenes» se referían a unos 200, y una única semana de verano. Ahora, la misma comunidad acoge a jóvenes durante todo el año, y en verano varios miles por semana. Para el Encuentro Europeo de Jóvenes que comenzará dentro de una semana en Madrid se esperan 13.000.

La acogida, desde a refugiados durante la II Guerra Mundial hasta a líderes religiosos, había sido una de las constantes de esta comunidad desde sus inicios, junto con la reconciliación entre cristianos. Pero recibir a jóvenes no estaba entre sus planes. Al menos, hasta que san Juan XXIII invitó al hermano Roger al Concilio Vaticano II como observador. Por aquel entonces, la comunidad estaba formada solo por hermanos de diversas confesiones evangélicas –los primeros católicos se unieron a principios de los 70–. Pero «el Concilio tocó mucho al hermano Roger, vio que era un momento muy importante», y no solo para la Iglesia católica. Lo explica el hermano John, estadounidense, uno de los hermanos que están en Madrid preparando el encuentro junto con un grupo de voluntarios. Él conoció la comunidad en 1972 y entró ella dos años después.

Más veterano es el hermano Pedro, español, que participó en el segundo encuentro de jóvenes que se organizó allí, en 1967. «El hermano Roger había coincidido en el Concilio con muchos obispos latinoamericanos, que luego visitaron Taizé. Escuchándolos empezó a reflexionar sobre cómo hacer llegar a las nuevas generaciones» lo que esa gran cita eclesial había supuesto. La respuesta fueron esos pequeños encuentros. Y pronto pareció que a la comunidad, formada entonces por unos 60 hermanos, se les escapaban de las manos. Las cifras crecieron rápidamente, y de 200 se pasó a 1.000, 2.000… Todo ello, en plena efervescencia post68.

«Los jóvenes estaban en una búsqueda profunda de compromiso para transformar la sociedad –recuerda el hermano Pedro–. La comunidad supo ofrecer este espacio de acogida, escucha y oración, acompañándolos para que no se quedaran solamente en esos deseos, sino que la transformación empezara en el interior de cada uno. Y la sorpresa fue que respondieron». En un momento de tensión intergeneracional, en el que los jóvenes empezaban a desertar de la Iglesia, «aquí eran escuchados por adultos y hombres de Iglesia», añade John.

Rezar en tiempos de contestación

Los primeros encuentros no eran exactamente iguales a los de ahora, con formación por la mañana y talleres por la tarde. «En una época de tanta contestación, los hermanos tenían un papel más discreto. Eran uno más entre los jóvenes, o hacían como mucho de animadores», narra el religioso español. Solo poco a poco fueron viendo la necesidad de ayudar a los visitantes a descubrir la Palabra, ofreciéndoles algunas pautas y reflexiones sobre la Biblia.

Tampoco era posible –añade John– «hablarles mucho de sus parroquias». El hermano Roger nunca quiso fundar un movimiento, sino enviar a los jóvenes de vuelta a sus comunidades de origen, para que se implicaran en ellas. Les hablaba de «volver a casa», pero por aquel entonces le preocupaba que los chicos rechazaran la idea de implicarse en sus parroquias. «Eso sí, no tardó mucho en invitarlos a ello: a mediados de los 70 ofreció ese tema para reflexionar a los jóvenes. Fue una sorpresa para todos». Y en 1980 escribió una carta a las comunidades cristianas, con la esperanza de que los jóvenes que volvieran a ellas encontraran un entorno favorable.

Lo que nunca ha cambiado ha sido el papel central de la oración. «Y nadie protestaba –explica el hermano Pedro–. Cuando sonaban las campanas tres veces al día, todos los que estaban debatiendo, o hasta discutiendo acaloradamente, iban a rezar juntos. Eso nos animaba a seguir». Frente a todas las dudas, vieron que era lo que podían ofrecer a los jóvenes: «Rezar con ellos, escucharlos y acompañarlos».

La comunidad fue adaptándose a esta nueva vida. «Cuando yo entré había varios hermanos que salían a trabajar al exterior después de la oración de la mañana. Nos gustaba mucho, pero tuvimos que renunciar a ello poco a poco, y dedicarnos más a nuestros propios talleres» –de cerámica, velas, imprenta…–. De esta forma, podían organizarse mejor los horarios y tener más tiempo para estar disponibles para los jóvenes.

Encuentro Europeo de Jóvenes de Barcelona, en 2000. Foto: Josep Massip

De un Concilio… a otro Concilio

En la Pascua de 1970, el hermano Roger lanzó una propuesta a los jóvenes: un Concilio para ellos, que se celebraría cuatro años después. Pedro lo vivió ya como consagrado; John, como joven. Para prepararlo, la comunidad envió a jóvenes con los que tenía más contacto, por parejas o de tres en tres, a visitar grupos de jóvenes de diversos países. Los animaban a reflexionar sobre los textos que preparaba el hermano Roger, y los invitaban a participar en el encuentro. Cuando el Concilio se abrió en agosto de 1974, la prensa habló –quizá exagerando algo– de que había 40.000 jóvenes en la misma colina donde ocho años antes apenas había 200.

Lo curioso del Concilio de los Jóvenes es que se abrió… pero nunca se clausuró. Desde su misma apertura, el hermano Roger intuyó que exigía continuidad; y no solo en Europa. En enero del año siguiente se organizó otro gran encuentro en Guadalajara (México), y así, poco a poco, comenzó la Peregrinación de Confianza a través de la Tierra, heredera de esa primera gran cita. La peregrinación incluye encuentros en todos los continentes –Egipto en 2017, Hong Kong este verano, y Ciudad del Cabo en 2019–, pero sus etapas más célebres son los encuentros europeos anuales, que en 2018 vuelven a España tras celebrarse en Barcelona en 2000 y en 2015 en Valencia.

La esencia es la misma que en Taizé: juntar a personas de distintos contextos confesionales y culturales para rezar juntos. «La principal diferencia –explica el hermano Jasper, portavoz de la comunidad– es que en los encuentros europeos el énfasis es la hospitalidad, la experiencia de acoger y ser acogido», con la sorpresa y la confianza que ello implica. «Otra diferencia es que al celebrarse en ciudades, los encuentros europeos son mucho más cercanos al día a día de los jóvenes, y permiten contectar con la realidad de las comunidades locales. Nos enseñan que Dios está presente en nuestra vida diaria. No hay que pensar que lo que se vive en Taizé solo es posible en Taizé».

María Martínez López