Soy católico, ¿pasa algo?

Este libro del periodista y escritor Javier López, editado por Enfoques educativos, es, desde su título Soy católico, ¿algún problema?, coherente y suficientemente desacomplejado. No hace mucho publicó otro…

Miguel Ángel Velasco

Este libro del periodista y escritor Javier López, editado por Enfoques educativos, es, desde su título Soy católico, ¿algún problema?, coherente y suficientemente desacomplejado. No hace mucho publicó otro, igualmente coherente y desacomplejado, titulado Soy católico, ¿pasa algo?, y la acogida que tuvo fue tan estimulante que, afortunadamente para los lectores, se ha animado a publicar este segundo. No hay una sola de sus 220 páginas en las que no haya un párrafo, una frase, un pensamiento aprovechable, práctico, actualísimo y altamente interpelador para cualquier conciencia limpia y abierta. Por estas páginas desfila la vida de la Iglesia, de la sociedad, de la cultura, de la política, de los periódicos, y también la lúcida censura irónica del analfabetismo, de la ignorancia culpable, de la envidia, que son los tres principales pecados capitales, también de las nuevas generaciones de españolitos. Con chispeante sorna, el autor desenmascara el obtuso laicismo beligerante, con libertad sin ira, y con humor, que es como decir con amor, sólo que con hache. Si además se escribe con un castellano luminoso y terso, incluso en greguerías, miel sobre hojuelas, que decía el otro. Vean si no: «Rezar, aunque sea para los adentros, es lo contrario del ensimismamiento»; «El perdón es la goma de borrar de Dios»… Y así, en cada página. Una auténtica gozada, oigan…

M.A.V.