Siria, Irak y la India fueron la prioridad de Ayuda a la Iglesia Necesitada en 2019

El año pasado, la fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada invirtió 111,19 millones de euros en 5.230 proyectos, sobre todo de formación y reconstrucción. Así se recoge en la Memoria de Actividades, presentada este martes

María Martínez López
Foto: CNS

El 4 de junio, un grupo de hombres se presentaron en casa de la familia de Unga Madkami, cristiano tribal de Kenduguda (Odisha, estado antes conocida como Orissa). Preguntaron por Unga, pero terminaron sacando a la fuerza y golpeando hasta matarlo a su hijo Samaru, de 14 años. Otro cristiano de la localidad había sobrevivido a una paliza un mes antes. En declaraciones recogidas por Christian Solidarity Worldwide, el activista católico John Dayal denunciaba cómo «los políticos locales y parte de los medios están tratando de borrar o minimizar» los hechos, que se encuadran en el aumento del discurso del odio por parte de radicales hinduistas.

Dayal ha apuntado que el asesinato del muchacho es «el caso más atroz y espantoso de violencia anticristiana» de una «serie interminable» de hechos que se han estado produciendo en varios estados durante el confinamiento por la pandemia de COVID-19. Más recientemente, el 22 de junio, una iglesia pentecostal de Dhanbad (Jharkhand) fue vandalizada por radicales, que acusaban a dos de sus miembros de conversiones forzadas.

Ayudas de emergencia

La India es, después de Siria (7,6 millones de euros) e Irak (5,6), el tercer país al que la fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN por sus siglas en inglés) envió más ayuda durante 2019: 5,2 millones. Así se desprende de la Memoria de Actividades 2019, presentada el martes. Durante ese año, se entregaron 111,19 millones de euros para financiar 5.230 proyectos (211 más que en 2018) en 139 países.

De ellos se beneficiaron 330.000 personas en más de un tercio de las diócesis del mundo. Por continentes, la mitad de los recursos fueron destinados a apoyar a las iglesias locales en África (29,5%) y a Oriente Medio (22,1%), áreas geográficas donde la Iglesia está más necesitada.

16,8 % a ayudas de emergencia

Respecto al año anterior, una vez concluidos los proyectos para familias cristianas en la llanura de Nínive (Irak), la partida de reconstrucción de edificios perdió peso (del 32 % de 2018 al 24 %) y se volvió a centrar en edificios eclesiales, como la catedral de Al-Tahira en Qaraqosh, la iglesia más grande de Irak. Ha sido necesario, en cambio, ampliar del 12 % al 16,8 % las ayudas de emergencia en Oriente Medio y diversas zonas de guerra.

Son proyectos más alejados de los fines principales de la fundación pontificia, pero se financian en «situaciones excepcionales» por las peticiones de los obispos locales para garantizar «la supervivencia de los cristianos», explica la memoria. Con todo, la principal inversión, un 27 %, ha sido la destinada a la formación de sacerdotes, religiosos y laicos, con un 15,9 % añadido para el sostenimiento de los presbíteros mediante los estipendios de 1,38 millones de Misas.

De cada diez euros repartidos por ACN, más de uno procede de España. En 2019 se recaudaron en nuestro país 12,8 millones. Es un 3,2 % más que el año anterior, gracias sobre todo al aumento en un 40,3 % de los ingresos por legados y herencias. Lo subrayó en la presentación de la memoria Javier Menéndez Ros, director de ACN-España. Agradeció también el aumento en un 2,5 % de los benefactores, sobre todo de los que hacen donativos periódicos, que ya son el 43,1 % del total. De lo ingresado durante el año pasado, el 83,4 % se dedicó a la financiación de proyectos, el 11,1 % a gastos de la entidad (a los que se suma el trabajo de 190 voluntarios) y el 5,5 % a sensibilización sobre la persecución religiosa.