Siempre pendiente de la tierra de María - Alfa y Omega

Siempre pendiente de la tierra de María

«Adiós, España; adiós, tierra de María»: así se despidió Juan Pablo II de nuestro país en la última visita que nos hizo, en mayo de 2003. En cinco ocasiones nos visitó como Papa, y nunca ocultó su especial predilección por sus gentes, tradición y espiritualidad. «España es mi madre espiritual», dijo. Ofrecemos una colección de testimonios de personalidades de la vida política y social española

Redacción

Juan Carlos I, Rey de España

Rindo homenaje a Juan Pablo II, por su abnegado servicio a la cristiandad y su infatigable labor a favor de la paz, la justicia y la dignidad humana. No quiero olvidar su especial afecto y dedicación a España, con el recuerdo imborrable de sus cinco vivitas pastorales. Recuerdo sus reiteradas muestras de consuelo y aliento que siempre tuvo con nuestro país en los momentos más duros y también en los más felices. Todos los españoles guardan de él una memoria muy importante.

Reina Sofía

Juan Pablo II fue una persona universal y ahora le echaremos mucho de menos.

Don Felipe, Príncipe de Asturias

El Papa ha protagonizado 26 años de trabajo infatigable: ha sido el Papa de nuestra generación, y le tenemos un cariño muy especial. Su legado es para nosotros muy importante y nos va a hacer reflexionar mucho.

José Luis Rodríguez Zapatero, Presidente del Gobierno

El fallecimiento de Su Santidad representa la pérdida de una de las figuras mundiales más relevantes de la Historia reciente. Con su desaparición, la Iglesia se ve privada de un referente mundial de primer orden, tanto para los cristianos como para los no cristianos.

Mariano Rajoy, Presidente del Partido Popular

El Papa ha dejado tras de sí una huella imborrable, tanto para la Iglesia católica como para la Humanidad. Ha sido una extraordinaria persona de bien. Alabo su testimonio de fortaleza frente al dolor y la enfermedad, ha sido un referente moral para todos los que creen en la dimensión ética de la existencia humana.

José María Aznar, ex-Presidente del Gobierno

Doy gracias a Dios por haber tenido la oportunidad de haber sido testigo de la inmensa capacidad de liderazgo de Su Santidad Juan Pablo II en la defensa de los valores cristianos, que son también valores universales.

Juan Pablo II saluda al Rey Juan Carlos en la Eucaristía de la Plaza de Colón, el 4 de mayo de 2003

Esperanza Aguirre, Presidenta de la Comunidad de Madrid

El Papa tuvo que vivir en carne propia los efectos terroríficos de los totalitarismos más duros. Siempre mantuvo una defensa encomiable de la libertad; por ello merece el respeto, la admiración y el agradecimiento de todos los que aman la libertad.

Manuel Fraga, Presidente de la Xunta de Galicia

Este pontificado será recordado como uno de los más fructíferos de la Historia, tanto por el carisma del Santo Padre -acentuado por el entusiasmo con el que llevó al mundo su mensaje evangélico-, como por la incuestionable calidad moral de sus 26 años de pontificado. Mantengo con un recuerdo imborrable los dos encuentros privados que mantuve con él.

Mª Teresa Fernández de la Vega, Vicepresidenta del Gobierno

El Santo Padre ha tenido una presencia extraordinaria en todo el mundo y ha sido un referente importantísimo a los largo de estos años, un pontificado extraordinariamente activo y comprometido.

Comisión General Ejecutiva del PSOE

El PSOE considera que la desaparición del Papa supone una gran pérdida para toda la comunidad internacional. Además de valorar lo que ha significado para la Historia reciente la figura de Juan Pablo II, el PSOE quiere destacar la preocupación que siempre mostró por los sectores más desfavorecidos de la sociedad. Karol Wojtyla quiso permanecer cerca de los que sufren y de sus fieles, y así lo demostró con sus numerosos viajes por naciones de los cinco continentes.

Ángel Acebes, Secretario General del Partido Popular

Destaco de él su dedicación a la paz y su trabajo incansable por la justicia, contra la violencia y el terrorismo. Estamos ante la desaparición de una figura ya histórica de talla universal.

José Mª Álvarez del Manzano, ex-Alcalde de Madrid

Lamento profundamente su muerte. Ha sido una figura extraordinaria en todos los sentidos. Para los católicos especialmente ha sido un padre ejemplar; nos ha dado testimonio de su fe hasta en los momentos más duros. Su testimonio de seguir a Cristo nos ha servido de permanente aliciente, y su ejemplo personal ha sido extraordinario.

Ana Botella, concejala del Ayuntamiento de Madrid

Tuve la suerte de conocer al Papa joven y enérgico del principio y ver cómo ha ido evolucionando hasta el final. Era una persona con un gran amor por España, al que chocaba el nivel de descristianización de los últimos tiempos, en un país que consideraba fundamentalmente católico. Su carisma y su personalidad eran tremendamente atrayentes.