Se triplica el número de familias atendidas por primera vez por Cáritas Madrid

Además, ha crecido un 94 % el número de ayudas solicitadas con respecto al mes anterior. Las personas más afectadas son los trabajadores por cuenta ajena afectados por un ERTE, los menores de 30 años y las personas de origen extranjero

José Calderero de Aldecoa

Además, ha crecido un 94 % el número de ayudas solicitadas con respecto al mes anterior. Las personas más afectadas son los trabajadores por cuenta ajena afectados por un ERTE, los menores de 30 años y las personas de origen extranjero

El número de familias atendidas por primera vez por Cáritas Diocesana de Madrid se ha triplicado en el último mes respecto al mismo periodo del año anterior. Así lo ha asegurado la organización caritativa de la Iglesia en una nota de prensa publicada hoy en la que también informa de que el crecimiento en el número de ayudas entre el 15 de abril y el 14 de mayo es un 94 % superior respecto al mes anterior.

Pero el programa de Acogida y Asistencia de Cáritas Madrid no solo ha sido testigo del aumento de familias que necesitan ayuda, «también de la gravedad de su situación económica y de una mayor urgencia de respuesta necesaria», aseguran. «Esta urgencia ha propiciado el desarrollo de sistemas de ayuda más rápidos para poder llegar a tiempo a situaciones en las que las familias –especialmente en los distritos del sur de Madrid– no tenían dinero suficiente para cubrir sus necesidades de alimentación de los siguientes días».

Ayudas y ayudados

Según Cáritas Madrid, esta situación ha afectado especialmente a las personas con un trabajo por cuenta ajena, muchos de ellos afectados por un ERTE y que todavía no han percibido ningún tipo de prestación.

Entre los demandantes de ayuda, también se aprecia un «aumento significativo» de «personas menores de 30 años y personas de origen extranjero», muchas de las cuales «trabajan en economía sumergida» y, por lo tanto, «se encuentran entre las más damnificadas por esta crisis».

Todos ellos han sido atendidos por la organización caritativa de la Iglesia –principalmente por teléfono (está recibiendo más de 600 solicitudes de ayuda diarias) aunque también se ha mantenido la atención presencial para las peticiones más urgentes–, cuyas ayudas se destinaron en un 68 % a la alimentación y el 22 % a pagos relacionados con la vivienda.

Crecimiento de los voluntarios

La buena noticia es el crecimiento de la solidaridad de los madrileños. «Desde que se declaró el Estado de alarma, cerca de 3.000 personas se han puesto en contacto con Cáritas Diocesana para hacer voluntariado tanto presencial como telefónico», aseguran desde la entidad, que quiere agradecer esta labor y también la de «entidades y empresas que hacen posible que atendamos a muchas personas que están atravesando momentos muy complicados».

Por último, Cáritas muestra su reconocimiento «a todos aquellos que colaboran» con la entidad «-personas voluntarias, profesionales, comunidades religiosas, sacerdotes-, que estos días se están entregando más que nunca».

J. C. de A.