Reino Unido no debatirá ampliar el aborto hasta la semana 28 ni permitir los caseros - Alfa y Omega

Reino Unido no debatirá ampliar el aborto hasta la semana 28 ni permitir los caseros

El Parlamento del Reino Unido rechazó el lunes debatir la ampliación del aborto hasta la semana 28. Ante la perspectiva de otra derrota, la promotora de esta enmienda al proyecto de ley sobre violencia doméstica retiró otra enmienda, que habría permitido los abortos caseros sin límite de tiempo. Miles de ciudadanos habían escrito a sus representantes exigiendo el rechazo a estas medidas

Alfa y Omega
Foto: AFP / Isabel Infantes

El Parlamento del Reino Unido rechazó el lunes debatir la ampliación del aborto hasta la semana 28. Ante la perspectiva de otra derrota, la promotora de esta enmienda al proyecto de ley sobre violencia doméstica retiró otra enmienda, que habría permitido los abortos caseros sin límite de tiempo. Miles de ciudadanos habían escrito a sus representantes exigiendo el rechazo a estas medidas

El Reino Unido vivió el lunes una de las pocas victorias del movimiento provida desde la legalización del aborto en 1967. Dos enmiendas que pretendían utilizar la tramitación de un proyecto de ley sobre violencia doméstica para ampliar significativamente el acceso al aborto han sido descartadas nada más empezar la tramitación.

Una de ellas, de la cláusula 29, pretendía «despenalizar» el aborto aboliendo las secciones 58 y 59 de la Ley de Ofensas contra las Personas de 1981. Este cambio, tal como denunciaron líderes provida y el obispo responsable del subdepartamento de Defensa de la Vida y Maltrato Doméstico de la Conferencia Episcopal de Inglaterra y Gales, resultaría en la «introducción del aborto bajo demanda, por cualquier motivo, hasta que el niño sea capaz de nacer vivo, con un techo de 28 semanas».

Abortos caseros

El presidente de la Cámara, sir Lindsay Hoyle, anunció el lunes por la tarde que esa enmienda no iba a ser seleccionada para el debate parlamentario. Horas después su promotora, Diana Johnson, anunció la retirada de la otra enmienda que había planteado, probablemente ante la perspectiva de que, si llegaba a votarse, fuera rechazada. Habría sido la primera vez que esto ocurre con una medida proaborto.

El cambio afectaba a la cláusula 28, y pretendía permitir los abortos practicados en casa, tanto químicos como quirúrgicos, si la mujer está en una relación de maltrato. Se iba a consolidar así una medida temporal adoptada recientemente por el Gobierno, que permite este tipo de abortos hasta las nueve semanas y seis días. La nueva cláusula, sin embargo, no contemplaba límites temporales.

Miles de mensajes en contra

«Se trata de una gran victoria para el niño no nacido y las mujeres que se enfrentan a embarazos no planificados», subrayó Catherine Robinson, portavoz de Right to Life UK (Derecho a la Vida Reino Unido). Por ello, mostró su agradecimiento a los «miles de personas» que, siguiendo la petición de estas entidades y de la Iglesia católica, escribieron a sus parlamentarios pidiéndoles que rechazaran los cambios y animaron a sus allegados a hacer lo mismo. «Se recibieron más mensajes antes de esta votación que nunca antes en una relacionada con el aborto».

Robinson también reconoció el esfuerzo de los parlamentarios provida «que han trabajado muy duro para asegurarse que estas enmiendas radicales fueran derrotadas». Se refería a políticos como Fiona Bruce o Carla Lockhart, que el lunes por la tarde tomaron la palabra para mostrar su firme rechazo al articulado proaborto. Curiosamente, a ellas se sumaron también otros miembros del Parlamento que, sin compartir el rechazo al aborto, criticaron que la formulación de las enmiendas podría tener graves consecuencias para las mujeres.

Right to Life UK ha subrayado que las propuestas retiradas no contaban con apoyo social. Se ha apoyado para ello en una encuesta telefónica de Savanta ComRes que mostraba que solo el 1 % de las mujeres pedía que se ampliara el plazo para abortar (actualmente de 24 semanas), mientras que el 70 % quería que se redujera. El estudio, hecho con 2.000 adultos en una muestra representativa, añadía que el 77 % de mujeres consideraba que los médicos deberían verificar en persona que una mujer no está sufriendo presiones para abortar; y un 91 % apoyaba una prohibición explícita del aborto por razón del sexo. Esta práctica está permitida hoy en día en la mayoría de países donde el aborto es legal.

Alfa y Omega