«¿Por qué unos matrimonios duran 40 años y otros no?»

«Estoy rodeado de gente muy buena y de mucha piedad, pero a los que se les descompone el matrimonio. Muchos desean conocer más sobre la vida conyugal, y de manera experiencial más que teórica», explica Luis Gonzaga Palomar, un joven de 28 años que se ha lanzado a organizar cada semana en diversas parroquias de Madrid charlas testimoniales con matrimonios venidos de toda España

Juan Luis Vázquez Díaz-Mayordomo
Luis da la bienvenida en una de las charlas. Foto: Matrimoniocatolico.com

«Estoy rodeado de gente muy buena y de mucha piedad, pero a los que se les descompone el matrimonio. Muchos desean conocer más sobre la vida conyugal, y de manera experiencial más que teórica», explica Luis Gonzaga Palomar, un joven de 28 años que se ha lanzado a organizar cada semana en diversas parroquias de Madrid charlas testimoniales con matrimonios venidos de toda España

«Si estás atento, desde todas partes llegan mensajes de adulterios, separaciones, divorcios, malos tratos…, en las noticias, en las series de Netflix, en la calle… Por todas partes aparece el mensaje del fracaso, mientras que apenas se escuchan historias de matrimonios felices», explica Luis Gonzaga Palomar, un joven que se propuso a finales de diciembre organizar una serie de charlas en las que diferentes matrimonios contaran su experiencia de vida común, sus dificultades, sus alegrías y sus recursos para superar las crisis. Lo primero que hizo fue crear un grupo de WhatsApp proponiendo esta iniciativa a quien pudiera estar interesado: en tres días se apuntaron 300 personas, y ahora hay más de 1.000 que reciben la agenda de las charlas. Asimismo, creó una web, www.matrimoniocatolico.com, a través de la que también es posible recibir las convocatorias.

Luis es soltero. «En la Iglesia hay pocas iniciativas destinadas a nosotros. Los novios tienen su formación, aunque creo que dos días de cursillo prematrimonial son muy pocos; los matrimonios también tienen sus actividades. ¿Pero los solteros? Conozco muchos como yo que desean saber más sobre el matrimonio, y de manera experiencial más que teórica».

Lo dice porque «estoy rodeado de gente muy buena y de mucha piedad, pero a los que se les descompone el matrimonio. Conozco algunas historias muy duras. Tenemos inquietud porque el matrimonio no es algo trivial. Hay parejas que se toman los problemas como pruebas y salen adelante, y hay otros que se desmoronan a la mínima de cambio y se complican la vida, con hijos de por medio. Esto está a la orden del día». Por eso, «si vas a tomar la decisión de casarte, necesitas tener mucha formación y también la sabiduría que te aporta la experiencia de otros. Como esto yo no lo veía a mi alrededor, me decidí a montarlo».

A las charlas semanales está acudiendo una media de 70 personas o más, desde los 20 hasta los 50 años, tanto solteros como casados y parejas de novios. Y Luis dispone ya de una lista de 100 matrimonios posibles para dar su testimonio.

Foto: Matrimoniocatolico.com

«Estoy dedicando a esto todo mi tiempo libre de lunes a domingo. Hay gente que me dice que organizar una charla a la semana es demasiado, pero es que la mayoría me ha pedido que la periodicidad sea semanal. Hay mucha gente que quiere saber más», afirma.

Los matrimonios son libres de elegir el tema que quieran: «Me he dado cuenta al oírles hablar de que todos son diferentes, y que cada uno tiene una vocación específica. Ninguno de ellos coincide en el tema, porque todos hablan según su experiencia». Así, hasta la fecha se han tratado temas como la comunión conyugal a través de los sacramentos, el diálogo, la fidelidad, el amor a pesar de las diferencias o cómo superar los retos. Poco a poco Luis está subiendo estos vídeos a YouTube, «porque el contenido es una maravilla».

Cada charla comienza con una oración encomendando a los presentes a los santos Celia y Louis Martin, los padres de santa Teresa de Lisieux, y concluye con varias propuestas para seguir la formación o hacer retiros matrimoniales.

Con esto, Luis persigue el objetivo de «conseguir hablar bien de la cosas buenas, porque el matrimonio es una de ellas».

Juan Luis Vázquez Díaz-Mayordomo