Plan joven para la noche del sábado: pasarla junto al Corazón de Jesús

«Santa Teresa es precursora de la devoción al Corazón de Jesús tal como la entendemos hoy», afirma el consiliario nacional de Jóvenes por el Reino de Cristo. Por este motivo, el sector de jóvenes del Apostolado de la Oración ha elegido como lema para su vigilia anual en el Cerro de los Ángeles Amigos fuertes del Corazón de Cristo

María Martínez López

«Santa Teresa es precursora de la devoción al Corazón de Jesús tal como la entendemos hoy», afirma el consiliario nacional de Jóvenes por el Reino de Cristo. Por este motivo, el sector de jóvenes del Apostolado de la Oración ha elegido como lema para su vigilia anual en el Cerro de los Ángeles Amigos fuertes del Corazón de Cristo

Este sábado a partir de las 22.30, la basílica del Sagrado Corazón de Jesús, en el madrileño Cerro de los Ángeles, acogerá un año más la vigilia organizada por Jóvenes por el Reino de Cristo (JRC). A medianoche, después de la vigilia, comenzarán los turnos de adoración hasta las 8 de la mañana del domingo. En ese momento, se rezará Laudes y se reservará el Santísimo. El encuentro terminará con la Misa, presidida por el obispo auxiliar de Getafe, monseñor José Rico Pavés.

Este año, el lema del encuentro es Amigos fuertes del Corazón de Cristo. El consiliario nacional de JRC –sector de jóvenes del Apostolado de la Oración–, el padre Francisco Martín de Vidales, explica que «de alguna manera, santa Teresa es precursora de la devoción al Corazón de Jesús tal como la entendemos hoy». Lo demuestra «todo su énfasis en la humanidad de Cristo –las llagas, la pasión–, ese trato íntimo suyo personal de amistad con el Señor».

En los últimos años, las vigilias vienen atrayendo a unos 300 jóvenes. «Nos sorprende –afirma Martín de Vidales– que una vigilia que apenas tiene publicidad sea capaz de congregar a tantos». Ellos demuestran que la devoción al Sagrado Corazón de Jesús no es una costumbre caduca; y ni siquiera una devoción más. «Es la síntesis de toda la vida cristiana. Estos jóvenes han descubierto que el Evangelio es una persona que está viva, que tiene corazón, que me quiere».

Un amigo con el que cambiar el mundo

Esto fructifica en su vida en dos sentidos. En primer lugar, en el personal: «En ese trato de amistad con Cristo encuentro el descanso, la paz, la esperanza –explica el consiliario de JRC–. Muchos jóvenes de ahora, que están afectivamente desordenados, encuentran en el Corazón de Jesús el canal para ordenar tantas heridas como tienen; encuentran un amigo que no falla, con el que se puede compartir todo».

«A nivel social», añade, en esa amistad se encuentra «la esperanza y el ánimo para trabajar en la extensión de su Reino; para que otros lo conozcan y lo amen y para la transformación de la sociedad conforme al querer de Dios, ordenando todas las cosas –el ocio, las amistades, el noviazgo, el proyecto de familia– según Él». Así le ocurrió a santa Teresa, que «tuvo un trato personal con el Señor donde encontró la fuerza para transformar la Iglesia y el mundo».

Cuenta atrás para 2019

La vigilia de jóvenes en el Cerro de los Ángeles se celebró por primera vez en junio de 2009, con motivo del 90º aniversario de la consagración de España al Sagrado Corazón de Jesús. En la víspera de la renovación, más de 2.000 jóvenes de distintos movimientos y realidades eclesiales de toda España prepararon el acto con una vigilia de oración y turnos de adoración que se prolongaron durante toda la noche.

La experiencia fue muy buena, y «como dos años después era la Jornada Mundial de la Juventud, se decidió continuar haciendo la vigilia anual para preparar la Jornada. Más aún teniendo en cuenta que desde JRC se pidió al Papa que, en Madrid, consagrara a todos los jóvenes del mundo al Sagrado Corazón». Una vez pasada la Jornada, «vimos que ya no faltaba tanto para el centenario de la consagración, y por eso hemos continuado promoviendo este momento de estar con el Señor, en un trato de Corazón a corazón». Martín de Vidales espera que «el año que viene, que ya sólo quedarán tres años para el centenario de la consagración de España en 2019, tome más fuerza».

María Martínez López