¿Pensamos en los demás?

Alfa y Omega

«La pandemia ha puesto de relieve nuestra interdependencia: todos estamos vinculados, los unos con los otros, tanto en el bien como en el mal». Este fue el necesario recordatorio del Papa el 2 de septiembre en la primera audiencia general con fieles tras casi seis meses.

En España el verano ha estado marcado por los rebrotes, por la confirmación de las peores previsiones económicas –con un sector turístico que solo en julio ingresó 9.500 millones de euros menos que el año anterior–, y por la improvisación a la hora de abordar temas críticos como la vuelta al colegio. Convendría que, tanto aquellos que ponen en peligro a otros con actitudes imprudentes como aquellos dirigentes que dieron una patada hacia adelante, recordaran que en esta pandemia nos la jugamos juntos.

Aun con el deseo de que haya una vacuna muy pronto, no se puede fiar todo a ella como si fuera a acabar de la noche a la mañana con los problemas que nos rodean. De momento hay que convivir con la COVID-19 e intentar minimizar su impacto. El primer paso, como dijo Francisco, pasa por plantearse: «¿Yo pienso en las necesidades de los otros?».