Padre Dauchez: «Nunca había visto tanta gente mendigar en Manila» - Alfa y Omega

Padre Dauchez: «Nunca había visto tanta gente mendigar en Manila»

La Fundación ANAK-TnK se ha visto obligada a atender al doble de gente en algunos barrios marginales de la capital filipina. Pero los donativos han bajado

Redacción
Foto: Fundación ANAK-Tnk

«La crisis económica que se avecina corre el riesgo de hacernos olvidar a los más pobres. No podemos poner la solidaridad en espera», subraya el padre Matthieu Dauchez, director de la Fundación ANAK-TnK, dedicada a atender en lo material y también en lo espiritual a las familias de los suburbios y a los niños de la calle de Manila (Filipinas). La capital vive confinada desde marzo, y las consecuencias entre los más pobres están siendo dramáticas. 

La fundación ha tenido que aumentar la ayuda que ofrece, hasta el punto de que «en algunos barrios marginales, el número de nuestros beneficiarios se ha duplicado». Al mismo tiempo, han sido testigos de un descenso de los donativos. La crisis, al mismo tiempo que ha revelado «gestos de solidaridad increíbles, también ha mostrado nuestra propensión a la retirada». 

Por eso el sacerdote, dedicado en cuerpo y alma a esta misión desde 1998, espera «que no prevalezca este encerramiento, sino más bien una apertura del corazón». Así lo expresa en una entrevista a la publicación francesa La vie. Y que «nuestros donantes, que también se ven afectados por la crisis económica, acepten hacer un sacrificio financiero para seguir dando».

Manila ha estado casi completamente confinada desde el 14 de marzo, ¿cómo está sucediendo esto realmente?
Unos días antes del confinamiento francés [y al mismo tiempo que el comienzo del estado de alarma en España, N. d. R.], un estricto confinamiento fue declarado aquí, inicialmente durante un mes. En realidad duró hasta finales de julio. Desde entonces, se ha aflojado muy ligeramente para permitir que los adultos vayan a trabajar, pero los niños de hasta 21 años, y las personas mayores de 60 años no pueden salir. También es imposible salir de Manila, por ejemplo. A pesar de estos casi siete meses de confinamiento, nos cuesta hacernos una imagen realista de la situación de sanitaria, las cifras dadas son muy aleatorias, y van evolucionando según los anuncios del gobierno.

¿Cómo viven las personas más pobres de los barrios marginales de Manila que usted visita este confinamiento?
Tenemos la impresión de que el virus no les afecta masivamente. Puede haber muchas personas infectadas, pero pocas muertes relacionadas con la COVID-19. Aquí, los médicos presumen que sus cuerpos, acostumbrados a vivir en condiciones insalubres, son más resistentes. Por otro lado, ya sea en los barrios bajos o en las calles, los más pobres nos dicen: «¡No vamos a morir de coronavirus, pero vamos a morir de hambre!». Después de siete meses de confinamiento, la situación es muy preocupante. Nunca había visto tanta gente mendigando, tanta gente perdida en la calle. Los antiguos que han pasado por la fundación y que hoy en día han formado una familia regresan para pedirnos ayuda. Estos son signos de que la situación es catastrófica.

«Hemos establecido un área de cuarentena para los niños de la calle donde los empleados se han instalado de forma permanente»

¿Cómo se ha adaptado la Fundación ANAK-TnK al confinamiento?
Al principio era muy complicado porque nuestra vocación es precisamente ir al encuentro de los más pobres en los barrios marginales y en las calles. Pero no podíamos salir. Por otro lado, nuestros centros acogen a 400 niños y algunos de los empleados y educadores ya no podían venir a trabajar allí. El primer paso fue organizarse para que los centros pudieran seguir funcionando bien. Luego adaptamos nuestros programas en los barrios marginales, incluyendo el dedicado a la nutrición y la salud, enviando a los miembros de la fundación a ir puerta a puerta en lugar de llevar a las familias a un lugar. Para mantener vínculos con los niños de la calle, hemos establecido un área de cuarentena donde los empleados dedicados a ello se han instalado de forma permanente. Los niños acogidos pasan dos semanas allí antes de entrar en un centro. Durante los últimos siete meses, me ha sorprendido cómo los niños y los educadores están respondiendo con gran fuerza frente a este calvario.

Como la mayoría de las asociaciones, está experimentando una fuerte caída de las donaciones…
Nos encontramos frente a una montaña que escalar sin muchos medios. Por un lado, las donaciones están disminuyendo y, por otro, en los últimos siete meses, el número de personas que necesitan nuestra ayuda ha ido en aumento. ¡En algunos barrios marginales, el número de nuestros beneficiarios se ha duplicado!

Creo que esta crisis está golpeando nuestro ritmo frenético y recordándonos nuestra vulnerabilidad. Sacude nuestra comodidad. Ha revelado algunas cosas maravillosas, así como gestos de solidaridad increíbles, pero también ha mostrado nuestra propensión a la retirada. Espero que no prevalezca este encerramiento, sino más bien una apertura del corazón. ¡Nos necesitamos los unos a los otros!

Me preocupa porque la crisis económica que se avecina corre el riesgo de hacer olvidar a los más pobres. Pero no podemos poner la solidaridad en espera. Espero que nuestros donantes, que también se ven afectados por la crisis económica, acepten hacer un sacrificio financiero para seguir dando. Los más pobres son ya las primeras víctimas de esta crisis mundial y es insoportable para mí imaginar que algunos quedarán en las calles.