Odisea hacia la escuela - Alfa y Omega

Odisea hacia la escuela

José Calderero de Aldecoa

Pascal Plisson estaba en Kenia por trabajo, junto al Lago Salado de Magadi, cuando vio a cinco jóvenes, caminando entre las fieras, que llevaban una bolsa extraña en el cinturón. «Cuando les pregunté –relata el propio Pascal– qué era, uno de ellos se adelantó y, con mucho orgullo, sacó una flamante pluma, pizarra y una tiza. Jadeante, me dijo que estaba de camino a la escuela. Hacía dos horas que había dejado el pueblo y corría hacia la escuela bajo el sofocante calor». Fue entonces cuando saltó la chispa y se le ocurrió la idea de su próxima película/documental, Camino a la escuela, que se estrenará mañana en España. Samuel, que aparece en la fotografía de arriba, tiene 13 años y es uno de los protagonistas de la cinta. Su discapacidad le impide recorrer los 4 kilómetros que separan su casa del colegio. Sus dos hermanos pequeños, Gabriel y Emmanuel, le arrastran, superando todo tipo de obstáculos en forma de caminos de tierra, ríos y piedras.

Plisson presenta sólo cuatro historias, pero son muchos los niños que tienen que vivir auténticas odiseas para acudir al colegio. Niños cruzando un río aferrados a un puente medio derruido en Sanghiang Tanjung, Indonesia; o caminando descalzos sobre las piedras en Ounu, Sudráfrica; o entrando en un barco-escuela de Bangladesh, son otros ejemplos de las dificultades que tienen millones de niños en el mundo para formarse. Son ellos, los niños, los que nos están gritando, en imágenes, que quieren ir a la escuela y que todavía son 104 millones los que no lo pueden hacer.