Obligadas a seguir pagando la «deuda»

Las víctimas de trata siguen teniendo que hacer frente al pago de la «deuda» de sus explotadores en una etapa de falta de ingresos. A esto se suma su limitado acceso a los sistemas de salud

Redacción
Foto: De San Bernardo

Este 18 de octubre, Día Europeo contra la Trata de Personas, supone una oportunidad para alertar sobre los riesgos que la pandemia causada por el coronavirus ha añadido a la extrema vulnerabilidad de las víctimas de este delito. Por ejemplo, Cáritas Española destaca que las mujeres «siguen teniendo que hacer frente al pago de la “deuda” de sus explotadores» en una etapa de falta de ingresos. A esto se suma la mayor exposición a contraer «el virus, tanto por la escasez de medios para prevenirlo como a su limitado acceso a los sistemas de salud y, por tanto, a un tratamiento adecuado en caso de contagio».

En este día, Cáritas insta a poner el acento sobre las graves consecuencias socioeconómicas que la pandemia está teniendo en las personas en situación de extrema vulnerabilidad, como son las víctimas de trata. «La indefensión ante factores como la pobreza, la discriminación, la falta de acceso a derechos básicos, la desigualdad de género o los conflictos y desastres naturales se ve incrementada en momentos como el actual, lo que aumentan las condiciones de precariedad de muchas personas y, por tanto, el riesgo de ser captadas por parte de las mafias vinculadas a la trata de seres humanos».

Un 44 % más de víctimas en los últimos dos años

El Grupo de Expertos sobre la Lucha contra la Trata de Seres Humanos del Consejo de Europa (GRETA), en su presentación en abril pasado de IX Informe anual, alertaba del incremento del número de víctimas de trata en los últimos años. Los datos recabados entre 2015 y 2018 confirman un aumento del 44 % en los 47 países miembros del Consejo de Europa. Hablamos de 15.310 víctimas en 2018 frente a 10.598 de 2015.

Para el presidente de GRETA, Davor Derenčinović, «la naturaleza oculta de la trata de personas y el hecho de que hayamos encontrado problemas con el proceso de identificación en muchos países, nos hace pensar que el número real de víctimas en realidad puede ser más alta». Para ello, indicó la necesidad que las autoridades aumenten sus esfuerzos para luchar contra este delito.