Muere un párroco por intentar salvar una imagen de la Virgen

Don Ivan Martini murió en el mes de la Madre de Dios intentando rescatar una estatua, a la que el pueblo tiene gran devoción

José Calderero de Aldecoa
Foto: CNS

Don Ivan Martini murió en el mes de la Madre de Dios intentando rescatar una estatua, a la que el pueblo tiene gran devoción

20 de mayo la tierra tembló bajo los pies de los italianos. Nueve días y muchas pequeñas réplicas después, un nuevo seísmo de gran magnitud se registró en la región italiana de Emilia Romagna. En total ya han muerto 23 personas.

El primer terremoto se cobró la vida de siete personas y más de 6 mil tuvieron que ser evacuadas. El segundo vino precedido de decenas de réplicas, y tuvo una intensidad de 5,8 grados en la escala de Richter. El suelo tembló a las 9 de la mañana, provocando la muerte de 16 personas.

El seísmo del martes 29 se sintió en todo el norte de Italia, afectando a numerosos edificios. Entre las construcciones que presentaban daños estaba la iglesia e Santa Catalina, confiada a don Ivan Martini. En su interior, esta parroquia albergaba una estatua de la Virgen, a la que tienen mucha devoción los feligreses de Rovereto.

El sacerdote, según cuenta el Corriere della Sera, se encontraba inspeccionando su parroquia junto a los bomberos. El objetivo era recuperar algunos muebles que no habían sido dañados, y poder salvar la estatua de la Virgen. Ua nueva réplica sorprendió al párroco dentro de la iglesia y una viga se desplomó acabando con su vida. De este modo, en el mes de la Virgen, don Ivan Martini murió intentando salvar una estatua de la Madre de Dios para el consuelo de su pueblo.

Benedicto XVI ha expresado sus condolencias y cercanía espiritual a los afectados en el terremoto; pide ocraciones «para cuántos han muerto, y el consuelo en el sufrimiento para los heridos».

José Calderero @jcalderero