Muere Oswaldo Payá, fundador del Movimiento Cristiano de Liberación de Cuba

La última vez que habló con este semanario, con ocasión de la visita de Benedicto XVI a Cuba, el fundador y líder del Movimiento Cristiano de Liberación se mostraba optimista con respecto al futuro de Cuba, porque -decía- «ya se ha dado en el corazón de muchos este cambio, que hace que rompamos las barreras y los odios con que nos han querido enfrentar durante años, en los que han tratado de arrancarnos la fe para podernos esclavizar». Pero ese optimismo con respecto a la evolución de la sociedad no lo hacía extensible hacia la situación política. Oswaldo Payá murió el domingo en un accidente de tráfico. Su familia cree que se trata de un asesinato. El disidente estaba amenazado de muerte

Cristina Sánchez Aguilar

La última vez que habló con este semanario, con ocasión de la visita de Benedicto XVI a Cuba, el fundador y líder del Movimiento Cristiano de Liberación se mostraba optimista con respecto al futuro de Cuba, porque -decía- «ya se ha dado en el corazón de muchos este cambio, que hace que rompamos las barreras y los odios con que nos han querido enfrentar durante años, en los que han tratado de arrancarnos la fe para podernos esclavizar». Pero ese optimismo con respecto a la evolución de la sociedad no lo hacía extensible hacia la situación política. Oswaldo Payá murió el domingo en un accidente de tráfico. Su familia cree que se trata de un asesinato. El disidente estaba amenazado de muerte

Oswaldo Payá, líder del Movimiento Cristiano Liberación e impulsor del Proyecto Varela -una iniciativa avalada por miles de firmas para promover una transición democrática en Cuba-, murió ayer por la noche en un accidente de tráfico. Según fuentes oficiales cubanas, Payá y otras tres personas se trasladaban en un vehículo desde La Habana a la ciudad de Bayamo, en Granma.

Regis Iglesias, portavoz del Movimiento Cristiano de Liberación en España, ha confirmado en un comunicado la muerte de Payá, y de Harold Cepero, líder juvenil del MCL, y aclara que «las circunstancias de estas muertes no han sido esclarecidas, y están abiertas a todas las hipótesis», por lo que pide a la Junta Militar cubana «una investigación transparente».

Su hija, Rosa María Payá, se ha sumado a las acusaciones de un supuesto atentado, en una entrevista telefónica a Diario de Cuba: «Las informaciones que nos llegaron de los muchachos que iban en el carro con él dicen que había otro auto intentando sacarlos de la carretera, embistiéndolos en todo momento. Así que creemos que esto no fue un accidente, que les querían hacer daño y terminaron matando a mi padre», ha afirmado.

Aun así, la fatal noticia no ha empañado la esperanza de los católicos cubanos: «Son momentos dolorosos, pero seguiremos con nuestro compromiso y nuestro trabajo dentro y fuera de la isla, hasta que la soberanía y la libertad sean devueltas al pueblo cubano», añade Regis. Esperanza que comparte la viuda de Payá, Ofelia Acevedo, quien ha asumido el liderazgo del MCL en Cuba, y recalca que, «continuaremos con la lucha pacífica, sabiendo que desde la eternidad mi esposo nos anima y acompaña hasta que la verdad y la justicia hagan de nuestra isla querida un auténtico hogar para todos los cubanos».

Oswaldo Payá en Alfa y Omega

La última vez que Alfa y Omega entrevistó a Oswaldo Payá fue con motivo de la visita del Papa Benedicto XVI a Cuba, momento que calificó de «renacimiento de la esperanza» para el pueblo cubano. Para Payá, Benedicto XVI dejó lo que más necesitaba Cuba en aquellos momentos, «un mensaje de unidad», en un momento clave para la isla: «Es el momento de un cambio en Cuba«, denunciaba. «Mi familia y yo estamos comprometidos en la lucha por ese cambio, pero lo hacemos desde la fe».

El cambio, a su juicio, estaba ya en marcha: «Ya se ha dado en el corazón de muchos este cambio, que hace que rompamos las barreras y los odios con que nos han querido enfrentar durante años, en los que han tratado de arrancarnos la fe para podernos esclavizar», dijo.

La transformación interior es esencial, según pensaba Payá, pero el fundador del Movimiento Cristiano de Liberación quiso también dejar claro que la responsabilidad del cambio político no la tenía Benedicto XVI: «Los cubanos somos los protagonistas de nuestra propia historia, somos quienes tenemos, en nuestras manos, la decisión de cambiar, de forma pacífica». Y, reconoció que, aunque «el Gobierno cierre las puertas de nuestro futuro, y haya miedo y represión, tenemos que hacer ese camino, a través de la reconciliación, el amor y la fe».

Cristina Sánchez Aguilar