Memoria de los mártires coptos decapitados por el Dáesh - Alfa y Omega

Memoria de los mártires coptos decapitados por el Dáesh

Un libro recoge el testimonio de las familias de los 21 cristianos coptos asesinados en febrero de 2015 por terroristas del Estado Islámico

Victoria Isabel Cardiel C.
Miembros del Estado Islámico asesinan a un grupo de cristianos coptos en Trípoli (Libia) en febrero de 2015. Foto: CNS.

Fue un asesinato salvaje. En febrero de 2015 los terroristas del autodenominado Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) condujeron a 21 cristianos coptos —que habían previamente secuestrado— hasta una playa de la ciudad de Sirte, en Libia. Los obligaron a arrodillarse y los decapitaron mientras lo grababan. Un crimen macabro que enseñó al mundo la saña contra la minoría cristiana copta. 

El escritor alemán Martin Mosebach recoge en el libro Los 21. Un viaje a la tierra de los mártires coptos las conversaciones que ha mantenido con las familias de estos jóvenes y con representantes del clero copto, para darle un sentido a su muerte. Además de repasar la historia de cada uno de ellos, que habían emigrado a Libia para trabajar ante la falta de oportunidades en Egipto, el autor da las claves históricas de los coptos, que plantan sus raíces en las predicaciones del evangelista san Marcos, en el siglo I.

«Los coptos se consideran a sí mismos como la Iglesia de los mártires. Mientras el cristianismo siga vivo, debe haber y habrá mártires. Su testimonio es expresión de la coherencia de la vida de la fe y la liturgia del cristianismo antiguo. En Europa, en cambio, hemos cortado con toda referencia pública a la fe o a la tradición cultural cristiana», asegura. Los sacerdotes que los conocían narran sus peripecias en Libia, donde vivían hacinados en una «gran habitación». «No se gastaban ni una sola moneda para divertirse, todo iba a parar a sus padres y esposas. Cuando se reunían por la noche, se dedicaban a cantar y rezar», señalan.

La primera vez que Mosebach vio la versión completa del vídeo, que narra la secuencia dantesca de los verdugos conduciendo hasta la muerte al grupo de cristianos vestidos con un mono naranja, estaba en la casa de una de las familias de los mártires «junto a sus hermanos, primos, padres e hijos». Ellos consideran la grabación «como un icono sagrado». «Aprecian sobre todo la templanza y la valentía de sus familiares», incide. Lo que más le impresionó fue su entereza: «No hubo lamentos o sentimientos de desgarro. Lo afrontaban con sobriedad». Ni siquiera vivieron un «trauma». «Estas personas viven en conexión directa con el mundo sobrenatural. Recordando a sus familiares asesinados, miran al cielo», incide. Una actitud difícil de entender en un mundo entregado a la mundanidad. El vídeo fue colgado en una cuenta de Twitter de una web afín al califato y después cancelado, lo que Mosebach define como una «censura». «Se pueden ver las escenas más crueles u obscenas en las películas, pero no el sufrimiento real de los mártires. Es pura hipocresía», señala.

La comunidad copta —la mayoritaria entre los cristianos del país, que representan un 10 % de los 100 millones de egipcios— vive una situación complicada y, a menudo, son considerados como ciudadanos de segunda. Sin embargo, después del asesinato, el mariscal Abdulfatah al Sisi les ha ido lanzando algunos guiños: «Tienen más derechos civiles y se les permite construir nuevas iglesias». Pero Mosebach advierte de que «estos privilegios son peligrosos porque provocan la agresión» del movimiento islamista de los Hermanos Musulmanes, que está reprimido.

I 21. Viaggio nella terra dei martiri copti
Autor:

Martin Mosebach

Editorial:

Spaemanniana

Año de publicación:

2022

Páginas:

264

Precio:

22 €