Osoro: «Me entiendo muy bien con Omella» - Alfa y Omega

Osoro: «Me entiendo muy bien con Omella»

ENTREVISTA / El cardenal Carlos Osoro, arzobispo de Madrid, ocupa por segunda vez la vicepresidencia de la Conferencia Episcopal. Así lo decidieron los obispos reunidos en Asamblea Plenaria la semana pasada. Un servicio más a la Iglesia que realizará conjuntamente con el presidente, el cardenal Omella, con quien tiene una gran sintonía pastoral. «Para mí es una gracia poder ayudarle», afirma el purpurado en una entrevista con Alfa y Omega

Fran Otero
Foto: Rodrigo Pinedo

Vuelve, tres años después, a la vicepresidencia de la Conferencia Episcopal ¿Cómo ha recibido este encargo de parte de los obispos?
Lo he recibido con profundo agradecimiento. Cuando te eligen para esta responsabilidad hay que ser agradecido. También con la confianza absoluta de que vamos a poder trabajar muy bien. El cardenal Juan José Omella y yo nos entendemos muy bien en todos los aspectos y planteamientos pastorales, eclesiales y de abordaje de los problemas. Para mí es una gracia poder acompañar y ayudar al nuevo presidente.

¿Qué le ha parecido la elección del cardenal Omella como presidente?
Don Juan José Omella es un hombre de consenso. Tiene claras las ideas y tiene claro por dónde tenemos que ir. Es un hombre de diálogo en justicia e igualdad. Tiene muy claro el mensaje y los planteamientos pastorales que el Papa Francisco nos ha dado en esas dos grandes columnas: la Evangelii gaudium, esto es, que la Iglesia tiene que salir, encontrarse con los hombres en todas las situaciones y en todos los lugares; y la Gaudete et exultate, pues no podemos salir de cualquier manera, sino con la santidad. Es decir, santos en salida, con todas las consecuencias. Esto está muy claro en el cardenal Omella.

En su primera comparecencia pública, Omella habló de la importancia de la sinodalidad en línea con el Papa Francisco, que ha convocado un Sínodo sobre esta cuestión para 2022. ¿Cómo es de importante?
Caminar juntos es esencial, siempre lo ha sido. Fue el deseo de nuestro Señor. Que caminásemos juntos, que estuviésemos juntos. Esto es una prioridad para ser creíbles. Nuestra credibilidad pasa por la sinodalidad, ir haciendo camino juntos para anunciar a nuestro Señor.

Ustedes van a tener ahora una misión importante en la interlocución con el Gobierno en un momento en el que se están proponiendo cambios legislativos importantes en materias como la educación. ¿Cómo abordará la Iglesia estas relaciones?
Se trata de vivir en verdad, de saber dialogar y escuchar al otro. El diálogo significa que nos escuchamos mutuamente. Y esto está muy claro tanto en el cardenal Juan José Omella como en mi persona. Es cierto que hay temas importantes y que será necesario dialogar. Pero, insisto, siempre en la verdad, que es esencial. La verdad del hombre y la verdad de los caminos que tenemos que recorrer. Se puede alcanzar un diálogo verdadero.

Y a nivel pastoral, ¿cuáles van a ser las prioridades para los próximos años?
Todo eso se está preparando. La Conferencia Episcopal no hace planes pastorales, eso toca a las diócesis. Pero sí que es verdad que hay unas prioridades, que también nos indica la Iglesia universal. Ahí están los jóvenes, la familia o la presencia de los laicos en la vida pública.

El tándem Omella-Osoro es también el de Barcelona-Madrid. ¿Cree que es un signo de encuentro tras las tensiones territoriales vividas en los últimos años?
No creo que se haya buscado eso, pero si es válido lo que ha sucedido, bendito sea Dios. El mensaje de unirnos, de trabajar juntos, de establecer prioridades juntos, es esencial para la vida de la Iglesia y de cualquier sociedad y, en este caso, para España.

Son muchos los desafíos que afronta la sociedad. Especialmente ahora por el coronavirus. ¿Qué mensaje tiene la Iglesia para estos momentos?
Son momentos en los que la Iglesia tiene que ir a lo esencial. A la pasión por el ser humano, a ponerlo en el centro. Ante los problemas que existen, salgamos a hacer posible que la persona esté en el centro y no otros intereses. Todos los lugares de la Iglesia son lugares de curación, de sanación y de aproximación a la gente.


Comisión Ejecutiva de la Conferencia Episcopal

Así queda el organigrama de la CEE

Además de la elección del presidente, vicepresidente y miembros de la Comisión Ejecutiva de la Conferencia Episcopal Española (CEE) –recogidos en la parte inferior de la página–, la Asamblea Plenaria de los obispos ha designado a los obispos encargados de las comisiones episcopales, diez en total, fruto de la última reforma de los estatutos de la CEE.

De este modo, el obispo de Lugo, Alfonso Carrasco Rouco, presidirá la Comisión para la Educación y la Cultura; el obispo de Jaén, Amadeo Rodríguez Magro, la de Evangelización, Catequesis y Catecumenado; el obispo de Calahorra y La Calzada-Logroño, Carlos Escribano Subías, la de Laicos, Familia y Vida; el obispo de Orense, Leonardo Lemos Montanet, la de Liturgia; el arzobispo de Pamplona, Francisco Pérez González, la de Misiones y Cooperación con las Iglesias; el obispo de Sigüenza-Guadalajara, Atilano Rodríguez Martínez, la de Pastoral Social y Promoción Humana; el arzobispo de Urgell, Joan Enric Vives, la de Clero y Seminarios; el obispo de Mondoñedo-Ferrol, Luis Ángel de las Heras Berzal, la de Vida Consagrada; el arzobispo castrense, Juan del Río, la de Comunicaciones Sociales, y el obispo de Tortosa, Enrique Benavent, la de Doctrina de la Fe.

Con estos nombramientos también queda configurada la Comisión Permanente, cuyo número de miembros ascenderá a 29. Esto es, los nueve de la Comisión Ejecutiva, los diez presidentes de las comisiones episcopales y los arzobispos metropolitanos que no están presentes en alguno de los órganos anteriores. Estos últimos son el arzobispo de Burgos, Fidel Herráez; el arzobispo de Granada, Javier Martínez; el arzobispo de Mérida-Badajoz, Celso Morga; el arzobispo de Santiago de Compostela, Julián Barrio; el arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo; el arzobispo de Tarragona, Joan Planellas; el arzobispo de Toledo, Francisco Cerro; el cardenal arzobispo de Valladolid, Ricardo Blázquez; el cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, y el arzobispo de Zaragoza, Vicente Jiménez Zamora.

Asimismo, también se procedió a elegir a los presidentes de las ocho subcomisiones episcopales. Son Jesús Vidal, obispo auxiliar de Madrid (Seminarios); Adolfo González Montes, obispo de Almería (Relaciones Interconfesionales y Diálogo Interreligioso); Juan Antonio Martínez Camino, obispo auxiliar de Madrid (Universidades y Cultura); Ángel Fernández Collado, obispo de Albacete (Patrimonio Cultural); José Mazuelos, obispo de Asidonia-Jerez (Familia y Vida); Arturo Ros, obispo auxiliar de Valencia (Juventud e Infancia); Jesús Fernández, obispo auxiliar de Santiago de Compostela (Acción Caritativa y Social); y Juan Carlos Elizalde, obispo de Vitoria (Migraciones y Movilidad Humana).

Finalmente se han constituido el Consejo de Asuntos Jurídicos, que presidirá Casimiro López, obispo de Segorbe-Castellón, y el Consejo de Economía, cuya presidencia ostenta el cardenal Juan José Omella.