Los cristianos de Oriente Medio agradecen las voces musulmanas que los defienden - Alfa y Omega

Los cristianos de Oriente Medio agradecen las voces musulmanas que los defienden

«Los cristianos en el mundo árabe son parte integral del tejido social» y «proteger sus derechos es deber de todos», afirma el rey Abdulá II de Jordania al recibir a los líderes de las iglesias cristianas de Oriente Medio

Redacción
Foto: Abouna.org

«Los cristianos en el mundo árabe son parte integral del tejido social» y «proteger sus derechos es deber de todos», afirma el rey Abdulá II de Jordania al recibir a los líderes de las iglesias cristianas de Oriente Medio

Las iglesias y las comunidades cristianas de Oriente Medio aprecian y siguen con optimismo las iniciativas de instituciones y líderes musulmanes de la región «que se esfuerza en el rechazo del extremismo y la violencia, han afirmado el respeto a la diversidad y han reconocido el papel de los cristianos como factor original y fundamental de la civilización árabe y de la región entera, invocando que este factor se preserve».

Así lo afirman 22 patriarcas y líderes de las iglesias católicas, ortodoxas y evangélicas de la región, en el mensaje final de la XI Asamblea del Consejo de las Iglesias de Oriente Medio que concluyó el jueves en Amán (Jordania) y que tuvo como lema Dad gracias al Señor porque es bueno, porque es eterna su misericordia.

Ejemplo de esta actitud de colaboración es el rey Abdulá II de Jordania, que al recibir a los participantes en la Asamblea afirmó que «los cristianos en el mundo árabe son parte integral del tejido social árabe y proteger sus derechos es deber de todos». Así es en gran medida en el reino hachemita, donde «estamos orgullosos de los valores de amor, tolerancia y paz que compartimos».

Encuentro de la Asamblea con el rey de Jordania. Foto: Abouna.org

Ronda de visitas por Oriente Medio

El mensaje de la Asamblea, difundido por la agencia Fides, continúa deseando que «tales actitudes expresadas por las instituciones y representantes musulmanes se traduzcan en medidas concretas para pasar a un nuevo modelo de colaboración y compartir».

Con este fin, los líderes de las diferentes iglesias cristianas han decidido constituir una delegación para visitar los distintos países árabes y reunirse con las autoridades civiles y religiosas –incluidos los líderes de grandes instituciones como la Universidad de al-Azhar (sunita) y de Qom (chiíta)–. Junto con ellos, quieren buscar soluciones que favorezcan la continuidad de la presencia cristiana en la región.

No proporcionar armas a los terroristas

Además de estas consideraciones generales, los líderes cristianos hacen referencia a cuestiones concretas de la región. No podía faltar entre ellas la guerra de Siria, el principal foco de preocupación en la actualidad. La Asamblea invita a la comunidad internacional a abstenerse «de proporcionar armas a los grupos terroristas» y a
intervenir para buscar una salida pacífica que no amenace «la unidad de Siria» ni la convivencia entre distintos grupos étnicos y religiosos.

En relación con esto, también reclaman de los países árabes y de toda la comunidad internacional una mayor responsabilidad en la acogida y apoyo a los desplazados. Esto no quita, no obstante, para que «lo más pronto posible» se favorezca su retorno a sus países de origen. Por otro lado, manifiestan su apoyo al pueblo palestino y su derecho a tener un Estado propio, y piden poner fin a la anómala situación de Chipre.

En un tono más positivo, los líderes cristianos manifiestan su agradecimiento a las autoridades egipcias por la nueva ley que facilita la construcción y renovación de lugares de culto cristiano.

Foto: Abouna.org

«Nos enfrentamos a los señores de las tinieblas»

La asamblea fue inaugurada el martes. En su discurso de apertura, el anfitrión, el patriarca greco-ortodoxo de Jerusalén Teófilo III, subrayó que en esta trágica etapa de su historia, los cristianos no se enfrentan «a fuerzas humanas, no a la sangra y la carne, sino a los señores de las tinieblas, contra las huestes del mal». Por ello, «es imperativo que nuestra atención se centre en la necesidad de reducir el sufrimiento humano» y en «proteger la presencia cristiana. Es nuestra responsabilidad, y no podemos y debemos esperar a que otros se hagan cargo».

El Papa copto Tawadros II subrayó la importancia de que los cristianos y los musulmanes moderados trabajen juntos para hacer honor a la dignidad humana y rechazar la violencia. Además de su papel espiritual –añadió– la «Iglesia tiene un papel social clave» para «servir y preservar nuestras naciones».

Agencias/Alfa y Omega