Libros de verano para el veraneante urbano

Maica Rivera

por Maica Rivera

Un blues suave

Título: El amor, ese viejo neón
Autor: Karmelo C. Iribarren
Editorial: Aguilar

«En todas las ciudades / que he pisado, / me ha parecido verte», confiesa Karmelo en el poema «La mujer de mis sueños». A ella, presencia o ausencia, se dedica esta antología de amor, que no de desamor por mucho que digan las cubiertas. Una edición ligera, muy visual, para los versos concisos y de alto impacto (también se incluyen aforismos) de este gran poeta urbano, adorado por la nueva oleada poética de jóvenes. Últimos trenes de cercanías, asfalto mojado, el Cadillac solitario en la radio, bares, estaciones, un paquete de Camel, taxis, habitaciones de hotel, la Torre Eiffel… y un «Siempre nos quedará París». También un precioso canto a la amistad, «Segundos encuentros», dedicado a Samuel Alonso Omeñaca.


Las arquitecturas del infinito

Título: Escher
Autor: VV. AA.
Editorial: Maurits

Para celebrar por todo lo alto la prórroga de la exposición de M.C. Escher en el palacio de Gaviria de Madrid hasta el 25 de septiembre, es de ley disponer de su precioso catálogo. Resulta imprescindible para dar un paso más en la empatía intelectual con el artista de los mundos imposibles y del trampantojo matemático, el fascinante holandés en pos del infinito (representarlo siempre fue su objetivo) que supo dar orden al caos (multiplicidad sin ritmo) con sus famosas repeticiones de unidades. De aquí que un vistazo a las simetrías de sus teselaciones basten para inspirarnos automáticamente la existencia de un orden superior. Para no perderse, en especial, el capítulo dedicado a los «Reflejos de la Alhambra en el universo de Escher».


Tarde en la biblioteca

Título: El despertar del alma
Autor: David Hernández de la Fuente
Editorial: Ariel

Este libro es fruto de más de una década de investigación dedicada al dios Dioniso, «para el lector amante del mito y su pervivencia, que, sobre la base de los textos que ofrece la filología, los testimonios de la historia y las interpretaciones de la filosofía, quiera trenzar asociaciones sugerentes e intuitivas entre lo antiguo y lo moderno». El capítulo cuarto, entre el paganismo y el cristianismo, plantea asociaciones entre Dioniso y la figura de Cristo. «Aunque este es un tema discutido, seguramente el neoplatonismo nunca podría haber desempeñado un papel tan importante en la teología cristiana sin la influencia de las derivaciones dionisíacas», afirma el autor. Para especialistas.

Más recomendaciones para este verano