La visita de Parolin a Rusia «testimonia la apertura instaurada» entre católicos y ortodoxos - Alfa y Omega

La visita de Parolin a Rusia «testimonia la apertura instaurada» entre católicos y ortodoxos

Católicos y ortodoxos ya no se miran «con el trasfondo del pasado» sino con el de la «comunión deseada y perseguida», asegura el secretario de Estado vaticano durante su estancia en Rusia

Alfa y Omega
Parolin con el ministro de Exteriores de Rusia. Foto: AFP Photo/Kirill Kudryavtsev

Católicos y ortodoxos ya no se miran «con el trasfondo del pasado» sino con el de la «comunión deseada y perseguida», asegura el secretario de Estado vaticano durante su estancia en Rusia

La visita a Moscú del secretario de Estado vaticano, el cardenal Piertro Parolin, se enmarca bajo el signo de un renovado diálogo ecuménico. Así lo ha asegurado el mismo purpurado italiano en una entrevista concedida a la agencia de noticias rusa Tass.

En ella, el secretario de Estado subraya que el encuentro con la «jerarquía ortodoxa testimonia la apertura que se ha instaurado en los últimos años» y que desembocó en un encuentro histórico entre el Papa Francisco y el patriarca Cirilo, nunca antes acaecido.

Aquel encuentro entre el Papa y el líder de la Iglesia ortodoxa rusa, sucedido en la Habana el año pasado, ha servido, según Parolin, para «dar nuevos ojos, para mirarse no con el trasfondo del pasado» sino con el de la «comunión deseada y perseguida». Es esta la condición, agrega, «para que se puedan dar nuevos y, agregaría, inéditos pasos para el desarrollo del dialogo ecuménico» entre católicos y ortodoxos.

Enfrentarse al terrorismo

Durante la entrevista, el secretario hace referencia también al terrorismo al que califica de «peligro que debe ser enfrentado». Aunque, matiza, las operaciones se deben realizar «con mucha atención» con el fin de «evitar que acciones de fuerza desaten a su vez nuevas espirales de violencia».

Asimismo, advierte contra las políticas internacionales «basadas sobre la confrontación abierta y encendida». Son «un diálogo de sordos» alimentado «por el miedo a las armas atómicas o químicas» y que no abren «la puerta hacia soluciones justas y duraderas a los problemas entre las naciones».

Es necesario escuchar al Papa Francisco, observa el purpurado en la entrevista, cuando pide a los líderes mundiales «construir la paz» y «no cerrarse en intereses nacionales o parciales».

Alfa y Omega/RV