La Iglesia en Baleares critica el cierre del culto en Ibiza

La decisión de la Consejería de Sanidad de Baleares de cerrar dos iglesias en Ibiza para contener la COVID-19 ha sido contestada duramente por el administrador diocesano y por el obispo de Mallorca

Juan Luis Vázquez Díaz-Mayordomo
Foto: CNS

Han sido dos las parroquias que han cerrado sus puertas estos días con motivo de las medidas adoptadas por la Consejería de Sanidad de Baleares para frenar la expansión de la COVID-19: la parroquia de Santa Cruz y la de Nuestra Señora del Rosario. Esta decisión ha sido contestada en una dura carta firmada por Vicente Ribas Prats, administrador diocesano de la Diócesis de Ibiza.

En su escrito, el Ribas Prats califica de «desproporcionada e injustificada» la medida de la Consejería, y declara que «tras esta supresión no hay absolutamente ningún criterio objetivo, excepto la pura y más absoluta arbitrariedad».

El administrador de la diócesis alude al derecho a la libertad religiosa recogido en la Declaración de los Derechos Humanos y en la Constitución española, que «ha de ser protegido por el orden legal» y «reconocido, respetado y promovido» por los poderes políticos.

Por eso «la ley no puede suplantar ni a la justicia ni a la ética, ya que no todo lo legal es siempre ético», afirma aludiendo a la supresión del culto, y añade que «se impone denunciar todos los abusos que se cometan» en este campo.

«No nos enfrentamos a un problema cualquiera, estamos ante una cuestión de gran envergadura», añade el administrador diocesano, que concluye anunciando que la diócesis ha presentado un recurso ante la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de las Islas Baleares contra esta medida.

Por su parte, el obispo de Mallorca, Sebastià Taltavull, también se ha pronunciado sobre esta polémica ante los micrófonos de la cadena COPE, señalando que la decisión de la Consejería «nos sorprende, porque la gente necesita del apoyo espiritual de la Iglesia y ahora no lo puede recibir». Además confiesa su estupor porque «no se entiende que las iglesias estén cerradas cuando todo lo demás permanece abierto», y ante la crisis subraya la postura de la Iglesia cuando dice: «Creo que hemos demostrado mucha responsabilidad y podemos seguir demostrándola».