La historia de la Vallecana, la Virgen del Carmen que nació en Madrid - Alfa y Omega

La historia de la Vallecana, la Virgen del Carmen que nació en Madrid

Begoña Aragoneses

A la Virgen del Carmen de la parroquia de San Ramón Nonato, en el Puente de Vallecas, no le han faltado flores ni un solo día del confinamiento. En este barrio de Madrid, del que es patrona desde 1880, se la quiere mucho. Le llaman la Vallecana porque es de allí: su imagen fue tallada en 1941 a escasos 200 metros del templo, en unos talleres de la calle de la Virgen que se llama así por este motivo.

La Vallecana fue un encargo de un grupo de católicos procedentes de Logroño que, tras la quema en la guerra civil de la anterior imagen, la adquirieron para la Hermandad del Carmen de Puente de Vallecas, con más de 150 años de vida y sede canónica en la parroquia de San Ramón Nonato.

Fue Tomás Noguera su escultor y se inspiró en el rostro de su esposa para tallar una imagen en madera de pino policromada que representa a una mujer hebrea. El presiente de la hermandad, Ángel Serrano, cuenta que en ocasiones veía al hijo de Tomás, ya muy mayor, rezando delante de la imagen. «Es bonita la Virgen, ¿verdad?». «¡Cómo no va a ser bonita si en ella veo la cara de mi madre!».

Cuando la Vallecana sale en procesión, lo hace en una carroza custodiada por dos ángeles a los que en la hermandad llaman con familiaridad Pedro y Pablo porque fueron restaurados el 29 de junio del año pasado. A su paso por las calles recibe la veneración de unos devotos muy fieles, y no solo los que viven allí: «En los años 50-60 vino mucha gente a trabajar a Madrid y se instalaron en barrio –indica Serrano–, y al jubilarse, regresaron a sus pueblos, pero para el día del Carmen vuelven».

Este año, sin embargo, no habrá procesión, pero sus actos de cara al día grande de la festividad litúrgica del Carmen continúan, marcados eso sí por el luto por las víctimas del coronavirus. Cada día desde el 9 de marzo, los hermanos del Carmen han estado rezando por los enfermos y fallecidos por la pandemia.

Ahora, la novena está dedicada a ellos y a todos los que en estos tiempos han estado en primera línea (sanitarios, Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, sacerdotes, farmacéuticos…). Uno de los actos más emotivos ha sido la ofrenda ante el monumento en recuerdo de las víctimas de la pandemia en Cibeles (en la imagen inferior, Ángel Serrano, a la derecha, junto a miembros de la hermandad).

«Salgamos o no –asegura el presidente–, la Virgen nunca ha dejado de tener a sus devotos con ella. Y los vallecanos no han dejado de velar por su Vallecana, que estará de acuerdo [con no salir] y orgullosa de ellos», ahora que además están ejerciendo su función de caridad como nunca.

Durante la pandemia, colaboraron en la campaña solidaria de las hermandades de Madrid que facilitó material al hospital de IFEMA. En mayo, la Junta de Gobierno de la hermandad decidió sustituir la ofrenda diaria de flores por alimentos y lanzó la campaña Apadrina un ramo solidario. Así, la gente que puede donar el importe del ramo para el comedor San José, una obra de San Ramón Nonato que ha llegado a dar durante la pandemia 900 comidas diarias. Urgía aceite, leche y huevos, y como la necesidad no entiende de meses, la hermandad continúa con la campaña.

«Dios te quiere llenar no solo el estómago, también el corazón»

San Ramón Nonato es un hervidero de parroquia con cerca de 50 proyectos en marcha. El comedor social es uno de ellos. Sigue dando más del doble de comidas diarias que habitualmente, unas 500, a lo que se suma la acción de Cáritas parroquial que facilita a unas 1.200 personas alimentos no perecederos, tres veces al mes si son familia y una si es persona individual.

La Eucaristía está en el centro de todo. «Es la fuerza de la que brota la generosidad y a la que viene la gente; el Señor es un imán que atrae, y Él lo consigue todo», explica el párroco, José Manuel Horcajo. A los beneficiarios de Cáritas, que acuden con su carrito, les han organizado en este tiempo de pandemia para que tengan que esperar dentro del templo. Así mantienen la distancia de seguridad y evitan el sol, pero a su vez acompañan y se dejan acompañar por el Santísimo, que está expuesto en esta parroquia todo el día, todos los días.

Acuden a por comida pero muchos también, en el fondo, van buscando a Jesucristo: «Tantos años perdidos en la vida –le dicen al padre José Manuel–, y Dios me ha traído aquí para encontrarme con Él». Y el párroco les explica que la comida es «la muestra tangible de que Dios te ama y no solo te quiere llenar el estómago sino también el corazón». «Lo nuestro es evangelizar –añade– con el plato de comida y con Jesucristo; si no, no tendría sentido».

La evangelización en este caso sigue el camino que marca el Papa Francisco: Iglesia en salida y hospital de campaña todo en uno porque hay heridas económicas, psicológicas y del alma. Para organizar la entrega de comidas pululan por la iglesia, dentro, fuera, salones y alrededores, decenas de jóvenes, «han venido un montón este verano, como es tan raro…», explica José Manuel. Junto a ellos hay un grupo especializado de voluntarios de espiritualidad que cuidan de los primeros y ofrecen a los beneficiarios actividades como retiros espirituales –«desde la fase 2 estamos haciendo los miércoles y los sábados, con testimonios, vídeos, meditaciones…»–.

Muchos de los beneficiarios que están a la cola para el comedor tienen a sus hijos en el campamento urbano: 64 niños y 15 monitores que durante tres semanas comparten excursiones –«hoy están en Valdemaqueda»–, catequesis, Eucaristía, clases de matemáticas, inglés… Y en agosto, las familias se irán a Noja (Cantabria) una semana de vacaciones gracias a la generosidad del párroco, que les facilita el alojamiento.

Esperando su turno de carritos hay muchas madres con niños pequeños que pertenecen al grupo Arcángel de formación familiar. Como Tania (en la imagen superior), que está con su hijo Mateo de 2 años, sale de cuentas en agosto de su segunda hija, Alondra Sofía, y explica que se casó el año pasado y que está «encantadísima con la acogida incondicional del padre José Manuel, que está acompañando nuestro matrimonio».

O Senaida, que está pensando ya en poner fecha al bautizo de su segundo hijo y que además es voluntaria en la parroquia. El que uno vaya a San Ramón Nonato como beneficiario y acabe de voluntario no es un caso aislado. También le pasó a Teresa: «Yo vine aquí por interés: la comida, buscar un trabajo, pero Dios tenía otro plan para mí; aquí me encontré realmente con Jesucristo y conocí cómo es la Iglesia católica. Ahora ayudo en Misa, leo, canto en el coro… Esto es el paraíso», sentencia.

El Carmen más castizo

La Virgen del Carmen también es patrona del barrio de Chamberí, donde este año se han cancelado las fiestas debido al coronavirus y la procesión que tradicionalmente recorre las calles partiendo de la parroquia Santa Teresa y Santa Isabel. Una procesión que «fue trasladada» desde la iglesia del Carmen y San Luis, junto a la puerta del Sol, tal y como cuenta su párroco, Adolfo Lafuente.

«Cuando yo llegué a la parroquia en 2008 recuperé la procesión porque aquí, devoción a la Virgen del Carmen, toda la que usted quiera», indica. Y corrobora con datos: «En el barrio hay 2.000 habitantes, y a las Misas del día del Carmen vienen de 3.000 a 4.000 personas; y entre 5.000 y 6.000 cubren toda la carrera para ver la procesión». Muy distinto será este año, en el que el padre Adolfo espera muchos menos devotos en las Eucaristías del día 16: «La gente va con miedo».

Tampoco tendrá lugar la salida procesional, que la Virgen hace en paso sin palio, a hombros de costaleros, en una peana en forma de barca por ser patrona de los marineros y acompañada del sonido de marchas procesionales. Está organizada por la Hermandad de los Gitanos, con sede canónica en la parroquia, que tiene a Nuestra Señora del Carmen de titular, junto a Nuestro Padre Jesús de la Salud y María Santísima de las Angustias. La talla es obra del escultor malagueño Francisco Palma Burgos, de 1940, copia de una imagen de Alonso Cano destruida en la guerra civil.

El padre Adolfo afirma que ahora toca ayudar a que no haya contagios: «La Iglesia está al lado de lo que dicen las autoridades». Por eso, pide a los feligreses y devotos «que se lo tomen con calma».

Así se preparan otros templos de Madrid para la fiesta de la Virgen del Carmen