Kiko Argüello y César Franco permanecen hospitalizados - Alfa y Omega

Kiko Argüello y César Franco permanecen hospitalizados

El iniciador del Camino Neocatecumenal ha sido ingresado por un comienzo de neumonía tras haber dado positivo por coronavirus, mientras que el obispo de Segovia se recupera de una intoxicación

Redacción

El iniciador del Camino Neocatecumenal, Kiko Argüello, dio positivo por coronavirus hace una semana y ha tenido que ser ingresado este Jueves Santo, 1 de abril. Fuentes de la realidad eclesial han confirmado a Alfa y Omega que, aunque «en los últimos días» no tuvo fiebre y «la oxigenación también fue buena», este miércoles «se despertó con fiebre de 38,2 y un comienzo de neumonía», por lo que «los médicos que le están siguiendo nos aconsejaron llevarlo a un hospital donde podría ser mejor atendido y tratado».

«Invitamos a todos los hermanos, en estos días santos del Triduo Pascual, a rezar por él, por intercesión de Carmen, para que supere este momento crítico y vuelva a celebrar la Pascua con nosotros», aseveran.

Estos días también permanece ingresado el obispo de Segovia, César Franco, si bien ha obtenido un resultado negativo en el test por COVID-19. Según ha informado la diócesis de Segovia en un comunicado, el ingreso en el hospital en el que fue «tratado durante su convalecencia por intoxicación» se debe a que tenía fiebre y a «la escasa respuesta a los antibióticos orales». «La finalidad de este ingreso –detallan– es proceder a su tratamiento mediante la aplicación de antibióticos por vía intravenosa, así como hacer un seguimiento constante y cercano de la evolución de la fiebre».

En el texto, la diócesis incide, asimismo, en que el prelado «se encuentra bien» y «lamenta que este contratiempo tenga lugar, precisamente, en estos días de Semana Santa que hubiese deseado celebrar con sus fieles en la catedral». «Muestra su ánimo y esperanza para poder reincorporarse lo antes posible a sus tareas pastorales. Como siempre, tendrá muy presentes a todos los fieles en sus oraciones, y nos pide que nos acordemos de él en las nuestras», añaden.

La inspiración de Argüello

Kiko Argüello, Premio Nacional de Pintura en 1959, después de una crisis existencial, descubrió «en el sufrimiento de los inocentes el misterio de Cristo Crucificado, presente en los últimos de la tierra», como se detalla en la página web del Camino Neocatecumenal (neocatechumenaleiter.org). Esta experiencia le llevó a abandonar todo y, siguiendo las huellas de Carlos de Foucauld, se fue a vivir entre los pobres de Palomeras Altas. En este proceso recibió la inspiración de la Virgen María: «Hay que hacer comunidades cristianas como la Sagrada Familia de Nazaret, que vivan en humildad, sencillez y alabanza. El otro es Cristo». Y así fue como nació en 1964 el Camino Neocatecumenal.

El temperamento artístico de Kiko, su experiencia existencial, su formación como catequista en los Cursillos de Cristiandad y el impulso de evangelización y la preparación teológica de Carmen Hérnandez (iniciadora con él del Camino Neocatecumenal) , junto al ambiente de los más pobres de la tierra, «constituyeron el laboratorio que dio lugar a una síntesis kerigmática, teológico-catequética, que es la columna vertebral de este proceso de evangelización de adultos».