«Judíos, cristianos, musulmanes… al final todos somos iguales»

Jóvenes y universidades de Europa, América, África y Asia, así como representantes de diferentes religiones han participado en el III Congreso Interreligioso de la fundación pontificia Scholas Occurrentes, celebrado hasta hoy en Jerusalén

José Calderero de Aldecoa
Jóvenes que han participado en el Congreso de Scholas. Foto: Scholas Occurrentes

Jóvenes y universidades de Europa, América, África y Asia, así como representantes de diferentes religiones han participado en el III Congreso Interreligioso de la fundación pontificia Scholas Occurrentes, celebrado hasta hoy en Jerusalén

«Judíos, cristianos, musulmanes… yo creo que al final todos somos iguales». Ignacio, español de 15 años, ha llegado a esta conclusión después de participar en el III Congreso Interreligioso de Scholas que acaba de concluir en Jerusalén y en el que se han dado cita jóvenes y universidades de Europa, América, África y Asia, así como representantes de diferentes religiones. «A todos nos gusta la música, bailar, cantar», añade.

Ignacio considera que «estando tan tranquilo en tu país hay cosas que no conoces». Al contrario, con experiencias como la vivida estos días junto a Scholas, «hemos aprendido sobre los demás». Esto posibilita que «puedas encontrar algo en común» y, así, «empezar una relación», explica Ignacio.

«Esta es una experiencia única» en la que ha sido especialmente importante «que el arte sea parte del programa». El arte, la música, el baile «expresan libertad», asegura Ignacio, cuyas palabras cobran una relevancia especial dichas desde el corazón de Jerusalén.

Palestinos e israelitas, juntos

A Adam también se le ha ampliado el horizonte. Esta palestina de 18 años cree que ha sido «muy interesante conocer problemas de otros países porque aquí estamos muy metidos en nuestros problemas».

Adam coincide con Niri, israelí de 16 años, que durante el Congreso de Scholas ha descubierto «que en el Congo hay una guerra civil». «Yo pensaba que aquí teníamos los peores problemas» por culpa del «conflicto entre israelíes y palestinos», confiesa.

De todo lo vivido estos días, para Niri la «experiencia más reveladora» ha sido conocer a los palestinos, «que viven tan cerca de mí y nunca he tenido la oportunidad de conocer».

«He aprendido –concluye esta israelí– que tengo que mirar todo desde otra perspectiva».

José Calderero @jcalderero