Juan Manuel Cotelo cuenta la conversión de una gran estrella del circo

Paul Ponce es uno de los mejores malabaristas del mundo y desde los diez años viaja por todo el mundo ofreciendo un espectáculo cargado de habilidad y diversión. Pero hay algo más en su historia: Paul encuentra en Dios el motivo principal de su vida y de su profesión. Por eso, protagoniza la nueva entrega de la productora Infinito más uno, del cineasta Juan Manuel Cotelo, dentro de su serie Te puede pasar a ti, que cuenta historias de conversión

Colaborador

TRAILER – EL MALABARISTA DE DIOS – CAPÍTULO 3 – TE PUEDE PASAR A TI de infinitomasuno.org

A los 19 años, Ponce ya había actuado en los escenarios más prestigiosos de Londres, Nueva York, Las Vegas, Montecarlo… «pero tenía sed de más, aunque no sabía qué me faltaba», reconoce. Hasta que un día recaló en Las Bahamas para una de sus actuaciones, y allí «le pasó» algo que cambió su vida: «Entré a solas en una iglesia a rezar, y fijé mis ojos en el Crucifijo; al mirarlo, me preguntaba: ¿por qué tanto dolor y sufrimiento?», recuerda. Inició entonces un proceso de catequesis para preparase a recibir el sacramento de la Confirmación, lo que le deparó un gran descubrimiento: «Cuanto más intentaba entender y aprender a hacer el bien hacia Dios y los demás, más felicidad y plenitud sentía», revela.

El culmen de todo este proceso fue la decisión de hacer un alto, durante un año, en sus actuaciones, y trabajar como misionero laico al servicio de la Iglesia: «Al final, me di cuenta de que ese año había sido el más feliz de toda mi vida, pues aprendí dónde se encontraba la felicidad: en buscar a Dios y el bien de los demás», reconoce.

Hoy, Paul está casado, tiene tres hijos, y su rostro refleja una alegría y una felicidad que le vienen de lo Alto. Ahora, Infinito más uno pone a nuestra disposición su historia de conversión. Te puede pasar a ti 3. Paul Ponce, el malabarista de Dios se puede comprar el DVD por 11,95 euros, o descargarlo on-line por 2,99 euros, a través de www.infinitomasuno.org

Además, en este capítulo, varios artistas de circo charlan abiertamente sobre sus creencias, sobre las dificultades del noviazgo y del matrimonio, sobre la educación de los hijos… ¡Que empiece el show!