«Hay miembros de la Iglesia que ahora se sienten más cerca de los pobres»

Cardenales, cartoneros, miembros de la española Plataforma de Afectados por la Hipoteca y líderes indígenas se han dado cita en un atípico encuentro de Movimientos Populares celebrado la pasada semana el Vaticano. Lo que les une es su lucha en favor de la dignidad de los pobres. «Hay alejados que, tras el encuentro, se plantean volver a la Iglesia, y miembros de la Iglesia que ahora se sienten más cerca de los pobres», señala en una entrevista a Alfa y Omega el cardenal Turkson

Cristina Sánchez Aguilar

Cardenales, cartoneros, miembros de la española Plataforma de Afectados por la Hipoteca y líderes indígenas se han dado cita en un atípico encuentro de Movimientos Populares celebrado la pasada semana el Vaticano. Lo que les une es su lucha en favor de la dignidad de los pobres. «Hay alejados que, tras el encuentro, se plantean volver a la Iglesia, y miembros de la Iglesia que ahora se sienten más cerca de los pobres», señala en una entrevista a Alfa y Omega el cardenal Turkson

Estos días ha estado al lado de un centenar de personas que, lejos de tener miedo, se han levantado en contra de la injusticia. ¿Qué ha aprendido de ellos?

Estas personas tienen muchas razones legítimas para tener miedo, estar desanimados, pasivos y resignados. Pero en lugar de eso, se han unido y se han enfrentado con valentía a las diversas inequidades.

¿Por qué la Iglesia ha decidido, en este momento precisamente, apoyar de una forma tan directa a los movimientos populares en su lucha para conseguir la dignidad en el acceso a la tierra, el trabajo y el techo?

No sólo ha sido en este momento. Muchos de los participantes dieron testimonio de cómo la Iglesia les ha acompañado durante años, en sus esfuerzos por organizarse y luchar por la dignidad del ser humano, lograr la paz y sostener el medio ambiente. Pero es verdad que también ha habido momentos o situaciones en las que la Iglesia parecía ausente, pasiva o silenciosa.

Se han juntado representantes de movimientos con ideología atea…

La reunión no trataba de ideologías o de sistemas de creencias. Trataba de las cuestiones clave a las que se enfrentan, regularmente, 3 mil millones de habitantes en la tierra. Las diferencias ideológicas, culturales y espirituales no desaparecen pero, en esta ocasión, no han sido el punto de partida. Cuando sea apropiado, en una actitud de respeto mutuo, estaremos encantados de hablar sobre las diferencias de la fe, de la antropología o de la cultura.

Le cuento un secreto. Me han contado que algunas personas, después de este encuentro, se sienten más cerca de la Iglesia. Además, todos los participantes firmaron un documento con esta conclusión: ¡Viva el Papa, y viva la Iglesia pobre para los pobres! Es un claro ejemplo de evangelización

Gracias por compartir ese secreto. En agradecimiento, le contaré otro secreto yo también. He escuchado de todos los representantes de la Iglesia en la reunión que ahora se sienten más cerca de las organizaciones y movimientos populares, comprenden mejor los problemas a los que se que enfrentan, y están más dispuestos a acompañarles. Así que ya ves, la cultura del encuentro atrajo a todo el mundo, desde cardenales a cartoneros.

Pero también, en los pasillos de la reunión, ha habido debates acerca de la participación de la Iglesia en sus países de origen, no sólo en Roma…

Por supuesto que ha habido debates, en las salas de discusión, en el comedor y en los pasillos. Nuestro encuentro en el Vaticano fue maravilloso, pero las reuniones futuras y el caminar juntos en cada país de origen, es aún más importante.

Pero vamos, que la reunión ha sido un encuentro histórico.

Sí. Ha sido un encuentro sin precedentes, inolvidable e histórico. Han sido tres días en los que hemos mirado las realidades de la pobreza y la exclusión en todo el mundo a la cara. Y han sido tres días de cosecha de conclusiones, propuestas, estrategias y creación de redes para el futuro.

¿Está satisfecho con el resultado del encuentro y las conclusiones?

Todos los involucrados estamos muy felices con el resultado. Las conclusiones no son tanto declaraciones formales como resoluciones prácticas. Y la vigorosa declaración final expresa la firme determinación de continuar con los encuentros, los intercambios y la colaboración en todos los niveles.

Cristina Sánchez Aguilar