Hacer lo que amas ayudando a otros

Colaborador
Foto: EFE/Jesús Diges

En medio del mayor experimento de desarrollo personal de la historia, con millones de personas encerradas en sus casas y obligadas a hacerse preguntas sobre las cuestiones importantes y ante una perspectiva confusa en el mercado laboral global, ha llegado el momento de ser conscientes de que un nuevo paradigma laboral se ha instalado para quedarse. En este nuevo paradigma cada persona tiene que aceptar la responsabilidad que le corresponde: asumir la importancia de aportar valor con su trabajo (no tiempo ni presencia), y que solo el aprendizaje permanente le permitirá seguir siendo valioso en el mercado.

Hay al menos tres aspectos clave para adaptarse a este nuevo paradigma que ya estamos viviendo desde hace años, y que ahora se ha hecho evidente para más personas con motivo de esta crisis:

  1. Formación y aprendizaje permanente:en un mundo que cambia permanentemente a gran velocidad, solo las personas que vivan desde el aprender podrán seguir aportando valor. En realidad, se trata de esto: aportar valor.
  2. Propósito: las personas que conocen su propósito de vida y desarrollan su carrera profesional desde un sentido profundo de vida serán más capaces de gozar del verdadero éxito profesional. Se trata de hacer lo que amas ayudando a otros.
  3. Talento: las personas conscientes de sus talentos estarán en mejores condiciones de ofrecer valor al mercado sin esfuerzo y con autenticidad. Esto permitirá que sean más reconocidas y remuneradas.

Posiblemente vivimos el momento con mayor número de oportunidades. Solo quienes entrenen su mirada serán capaces de verlas.

Sergio Fernández