Giménez Barriocanal: «No hay ambiente que no deba ser evangelizado» - Alfa y Omega

Giménez Barriocanal: «No hay ambiente que no deba ser evangelizado»

El Vicesecretario general de la Conferencia Episcopal Española y Presidente de la Cadena COPE animó a dar testimonio valiente de ser cristiano a todas las personas y en todos los ambientes

José Calderero de Aldecoa

El Vicesecretario general de la Conferencia Episcopal Española y Presidente de la Cadena COPE animó a dar testimonio valiente de ser cristiano a todas las personas y en todos los ambientes

Fernando Giménez Barriocanal -laico, profesor universitario, casado y padre de cinco hijos- con un lenguaje sencillo y claro animó a dar testimonio valiente de ser cristianos en el mundo actual y analizó qué se entiende por Nueva Evangelización, su origen y su importancia actual según el Beato Juan Pablo II y el Papa Benedicto XVI. La conferencia tuvo lugar en el marco de la XII Jornada Diocesana de Apostolado Seglar, donde un nutrido grupo de representantes de las asociaciones y movimientos de Apostolado Seglar de Madrid se reunió, el sábado 10 de marzo, en el Colegio de los Sagrados Corazones, convocados por la Delegación de Apostolado Seglar que dirige Rafael Serrano Castro.

Posteriormente, Barriocanal describió la situación actual del hombre del siglo XXI y su necesidad de Dios, analizando el alejamiento con respecto al Creador, la dictadura del relativismo y el ateísmo práctico, así como las consecuencias de todo eso en la sociedad, la familia y la persona.

Para el ponente -que es también Presidente de la Cadena COPE- el «encuentro personal con Cristo en el seno de la Iglesia es clave para evangelizar», siendo necesario ser valientes a la hora de llevar el mensaje de Cristo siempre actual a todos los ambientes y personas: niños, adolescentes, jóvenes, matrimonios, familias y mayores. «No hay ambiente que no deba ser evangelizado: la familia, la escuela, la universidad, el mundo del trabajo, el vecindario, los medios de comunicación, la cultura y la vida pública», añadió.

La Jornada se inició con la Eucaristía, que presidió monseñor César Franco, obispo auxiliar de Madrid y responsable de las delegaciones episcopales. Monseñor Franco recordó que hay dos modelos de sentirse en la casa de Dios: «Nosotros podemos estar en la casa de Dios, pero cómo caigamos en la tentación de pensar de que somos buenos, de que podemos pasar a Dios la factura de lo que hacemos por Él […] Como caigamos en la tentación de pensar que lo que tenemos es mérito nuestro […] desde luego no nos podemos plantear la Evangelización. Haremos chapuzas, componendas, y planes que nacen de nuestra voluntad de ser y no de nuestra voluntad de ser amados».

«Estoy seguro -añadió don César- que el Hijo pródigo no necesitaría mucho para hablar del amor del padre y de explicar a otros la misericordia que el padre había tenido con él. Y de invitar a otros a amar a un padre así. Es todo un símbolo lo que significa esta parábola. Yo les invito queridos hermanos en vuestras asociaciones apostólicas y movimientos -seguro que lo hacéis-, pero os invito a recordar lo que dice la Exhortación Apostólica Post Sinodal Christifidelis Laici sobre el fin de todas las asociaciones y movimientos: no es su carisma particular el fin. El fin es previo, el fin es el de la Iglesia entera.

El fin es -dice la Christifidelis Laici– la santidad de todos sus miembros, por eso todos los movimientos y asociaciones apostólicas coincidimos y nos unimos en lo fundamental y en lo esencial de la vida de la Iglesia», dijo el obispo.

El cardenal Antonio María Rouco Varela clausuró la sesión matutina, recordando que «los apóstoles seglares deben tomar consciencia que es obligación suya llevar el mensaje de la fe con sus palabras y su vidas y solo se dará la Evangelización de Europa con el trabajo de los seglares», añadiendo que «el testimonio de los seglares es indispensable y más en este tiempo cuando tenemos que hablar de apostasías silenciosas». Para el arzobispo de Madrid, es necesario «resaltar el valor de las ideas», pues vivimos inmersos en «una crisis de de la razón, una crisis intelectual», y es necesario recordar que no hay nada de mínimos en la oferta de la salvación del Señor».

Después de las reuniones por grupos, se celebró por la tarde una Mesa Redonda, en la que Elsa González Díaz, Presidenta de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España y periodista de la Cadena COPE, y María Teresa Compte Grau, de la Fundación Paulo VI, fueron presentadas por José Alberto Rugeles, miembro del Equipo de la Delegación de Apostolado Seglar.

Elsa González señaló que «manifestarse cristiano no constituye en la actualidad ningún valor en alza en los media. Pero ni esto es noticia -ocurre en casi todos los ámbitos de la sociedad-, ni debería representar motivo de preocupación. Lo fundamental es ejercer el periodismo con responsabilidad, con justicia y de acuerdo con los principios del humanismo cristiano. El mal ejemplo sí que resulta grave. No olvidemos que a través de los medios de comunicación social, somos imagen pública, a veces incluso referencia social».

María Teresa Compte, por su parte, señaló que «la Doctrina Social de la Iglesia debe ser conocida, divulgada y puesta en práctica en tiempos como los nuestros, en donde nunca está demás recordar que la «Iglesia es también una comunidad de amigos” en donde se debe poner de realce que Deus caritas est sin temer las opiniones en contrario».

José Calderero @jcalderero