Gerona acoge la segunda beatificación de su historia - Alfa y Omega

Gerona acoge la segunda beatificación de su historia

Se trata de siete jóvenes religiosos mártires que trabajaban en el Seminario Menor y en el Noviciado de los Misioneros del Sagrado Corazón

Colaborador

Se trata de siete jóvenes religiosos mártires que trabajaban en el Seminario Menor y en el Noviciado de los Misioneros del Sagrado Corazón

La catedral de Girona acoge este sábado la beatificación de siete religiosos, de la congregación de los Misioneros del Sagrado Corazón, asesinados en 1936 por odio a la fe. Preside la ceremonia el cardenal Angelo Amato, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos.

El colaborador de Francisco visita por segunda vez este templo, que en septiembre de 2015 acogió la primera beatificación de su historia, las religiosas Fidela Oller, Josefa Monrabal y Facunda Margenat, de Instituto de Religiosas de San José de Gerona, martirizadas también durante la guerra civil.

El Papa autorizó el 8 de julio de 2016 que se promulgara el decreto que reconocía el martirio de los siete religiosos (cuatro presbíteros y tres hermanos), asesinados en Serinyà (Girona) el 29 de septiembre de 1936.

Los siete mártires –que tenían entre 20 y 28 años– trabajaban al servicio de la formación en el Seminario Menor y en el Noviciado que los Misioneros del Sagrado Corazón tenían en Canet de Mar (Maresme), diócesis de Girona.

Los siete religiosos que serán beatificados eran originarios de diversas partes de España: Cardenadijo (Burgos), Villaescusa de Ecla (Palencia), Almándoz (Pamplona), Vilanova i la Geltrú (Barcelona), Benuza (León), Osorno (Palencia) y Pujmarejo de Tera (Zamora).

El obispo de Girona, Francesc Pardo, explicó en una carta que «una beatificación no es una reivindicación» de tipo político, y presentó a los siete jóvenes como testimonio de vida entregada a los demás hasta las últimas consecuencias

Los Misioneros del Sagrado Corazón son una congregación religiosa fundada en 1854 por el sacerdote francés Julio Chevalier, que se ha extendido por todo el mundo y que cuenta con más de 1.500 miembros de cincuenta países. En Barcelona, la congregación gestiona un centro educativo.

Los restos de los siete religiosos han sido depositados en la Capilla de los Mártires que la congregación ha restaurado en su honor en el Santuari Nostra Senyora del Sagrat Cor en Barcelona, que se abrirá al público este domingo, 7 de mayo.

Agencias