Frente al secularismo, «¿han tenido un papel profético los líderes de la Iglesia?» - Alfa y Omega

Frente al secularismo, «¿han tenido un papel profético los líderes de la Iglesia?»

Ante una sociedad en la que la gente sufre las consecuencias del individualismo, el hedonismo y los valores seculares, el Arzobispo Mayor de los siro-malabares, cardenal George Alencherry, se ha preguntado este martes en el Sínodo «si los líderes de la Iglesia han dado un paso al frente con un papel profético»

Redacción

Ante una sociedad en la que la gente sufre las consecuencias del individualismo, el hedonismo y los valores seculares, el Arzobispo Mayor de los siro-malabares, cardenal George Alencherry, se ha preguntado este martes en el Sínodo «si los líderes de la Iglesia han dado un paso al frente con un papel profético»

¿Han asumido los líderes de la Iglesia su papel profético? Se lo ha preguntado esta mañana a los padres sinodales el cardenal George Alencherry, Arzobispo Mayor de Enalkulam-Angamaly de los siro-malabares. Durante el rezo de Tercia antes de empezar los trabajos de la tercera Congregación general del Sínodo de los Obispos, el cardenal indio ha aprovechado la lectura de la liturgia, del libro de Jeremías, para subrayar que «los reyes de Judá fallaron en su responsabilidad de impartir justicia al pueblo, por lo que el pueblo tuvo que sufrir las consecuencias».

Las palabras del profeta Jeremías –continuó– «se pueden aplicar a los gobernantes y líderes de todos los tiempos y también a la gente gobernada por ellos. En muchos países del mundo a la gente se le niega la justicia y la rectitud por la promoción del individualismo, del hedonismo y de la opresión de valores y líneas de acción seculares».

Ante estas situaciones, «surge la pregunta de si los líderes de la Iglesia han dado un paso al frente con un papel profético como el de Jeremías para apoyar a la gente con la Palabra de Dios y con el testimonio personal». Por este «papel profético», Jeremías «tuvo que sufrir. Su vida fue un símbolo del mensaje que dio». En el momento actual, ha concluido el cardenal, los pastores de la Iglesia también están llamados a tomar en sus vidas el papel profético del sufrimiento y de la kenosis [despojo de sí mismo], similar al del profeta Jeremías».

Alfa y Omega