Francisco pide «paz y armonía ecuménica» para Ucrania - Alfa y Omega

Francisco pide «paz y armonía ecuménica» para Ucrania

Redacción
Audiencia del Papa con el Pontificio Colegio Ucraniano de San Josafat. Foto: Radio Vaticano

El Papa Francisco recibió a los miembros del Pontificio Colegio Ucraniano de San Josafat con motivo de su 85 aniversario. Y a pesar de tratarse de un día festivo, el Santo Padre no quiso perder la ocasión para denunciar las «guerras y violencias» que asolan «nuestros días». En particular, «en vuestra querida nación ucraniana», donde «se experimenta el drama de la guerra que genera grandes sufrimientos, sobre todo en las zonas implicadas, aún más vulnerables debido a los rigores del invierno que se acerca», dijo el Pontífice en su discurso.

«Es fuerte el anhelo de justicia y de paz» en Ucrania –continuó Francisco– para que se impida «toda forma de prevaricación, corrupción social o política», realidades «que los pobres pagan cada vez más». En este sentido, el Pontífice pidió «que Dios sostenga y aliente a aquellos que se comprometen en realizar una sociedad cada vez más justa y solidaria» y que los pobres «estén sostenidos activamente por el compromiso concreto de todas las personas de buena voluntad».

Pío XI

Durante su intervención, el Papa evocó la figura del Papa Pío XI, que «tuvo que afrontar muchos desafíos» y «levantó siempre su voz firme defendiendo la fe, la libertad de la Iglesia y la dignidad trascendente de toda persona humana».

Bajo el pontificado de Pio XI, y por su voluntad, nació hace 85 años el Pontificio Colegio Ucraniano de San Josafat, «iniciativa que manifestaba la especial y concreta solicitud» del sucesor de Pedro «para con los fieles de la Iglesia provenientes de zonas de sufrimiento o de persecución, que de este modo se podían sentir, aquí en Roma, como hijos amados», aseguró Francisco, «y prepararse a la misión apostólica como diáconos y sacerdotes».

De su antecesor, Bergoglio también destacó su clara condena de «las ideologías ateas e inhumanas, que han ensangrentado el siglo XX. Sacó a la luz así sus contradicciones, indicando a la Iglesia el camino del Evangelio, puesto en práctica también en la búsqueda de la justicia social, dimensión imprescindible del rescate plenamente humano de los pueblos y de las naciones».

Evitar el sectarismo

Antes de concluir, el Santo Padre invitó a los futuros sacerdotes ucranianos a «estudiar la Doctrina Social de la Iglesia para madurar en el discernimiento y en el juicio sobre las realidades sociales en las que estarán llamados a obrar». Asimismo, les pidió «evitar toda forma de sectarismo» y que apoyen el «diálogo ecuménico».

«Los acompaño con mi bendición, invocando la paz y la armonía ecuménica para Ucrania. Y les pido, por favor, que no se olviden de rezar por mí», concluyó.

Alfa y Omega/RV