Eutanasia antes de verano - Alfa y Omega

Eutanasia antes de verano

El Congreso aprueba este jueves la eutanasia en un pleno nuevo convocado con solo 48 horas de antelación. A falta de su paso por el Senado, podría entrar en vigor entre mayo y junio

Fran Otero
Foto: AFP

La eutanasia avanza imparable hacia su aprobación legal en España. Es cuestión de tiempo. Hace justo una semana, la Comisión de Justicia del Congreso de los Diputados dio el visto bueno –solo votaron en contra PP y VOX– al dictamen de la proposición de ley socialista y ya solo falta la aprobación del Pleno antes de continuar su tramitación en el Senado. Una circunstancia que se producirá este jueves después de que la Junta de Portavoces de la Cámara Baja decidiese el martes, con solo 48 horas de antelación, convocar un nuevo pleno con un único punto en el orden del día: la eutanasia.

Esta decisión de última hora responde a que ni PSOE ni los grupos que lo apoyan pudieron incluir esta cuestión en el pleno que se desarrolla desde el martes y hasta este mismo jueves después de que el Grupo Parlamentario Popular se negara, el miércoles pasado, a incluirla, pues el dictamen de la Comisión de Justicia –se votó al día siguiente– sobre la proposición todavía no había sido aprobado. Para que fuese en el orden del día se necesitaba la unanimidad que el PP evitó.

Entonces, explica el diputado José Ignacio Echániz, que es el encargado de fijar la postura del PP en esta materia, se los amenazó con reunir de nuevo a la Junta de Portavoces jueves o viernes y convocar otro pleno para, así, poder aprobarla antes de fin de año. Una amenaza que no se materializó aquellos días, pero sí este martes en la reunión habitual de este órgano del Congreso.

Así, la ley, que ha sido tramitada durante dos Estados de alarma y una pandemia y sin apenas debate social, podría entrar en vigor entre mayo y junio. La fecha definitiva –estará en marcha tres meses después de que se publique en el BOE– dependerá de cómo discurra su tramitación en el Senado. En principio, el mes de enero no es hábil, pero podrían decidir habilitarlo. Si esto sucediese así, el texto volvería al Congreso, siempre que incluya alguna modificación, a principios de febrero para su ratificación y su publicación en el BOE. La otra posibilidad es que el Senado aborde el proyecto ya en febrero, con lo cual la aprobación definitiva se retrasaría tan solo unas semanas.

262

enmiendas fueron presentadas al articulado de la proposición de ley de eutanasia. Se aceptaron más de 40.

Cambios al texto original

Por otra parte, durante la tramitación de la proposición de ley se han introducido algunos cambios y adiciones al texto original. Por ejemplo, se dice que podrán acceder a la eutanasia, además de las personas con nacionalidad española y residencia legal, las que tengan un «certificado de empadronamiento que acredite  un tiempo de permanencia en el territorio español de doce meses», o que un médico podrá presentar la solicitud de eutanasia de un paciente que no esté en el pleno uso de sus facultades y que haya suscrito un documento de instrucciones o testamento vital.

También se recoge que «la muerte como consecuencia de la prestación de ayuda a morir tendrá consideración legal de muerte natural a todos los efectos» y que «estará exento de pena quien esté siendo investigado, o haya sido procesado o sentenciado» por hechos anteriores a la entrada en vigor de la ley y la persona fallecida reúna los requisitos.

Mientras tanto, la contestación social a esta nueva ley se sigue haciendo patente. Una de estas respuestas ha llegado desde la Conferencia Episcopal Española (CEE), que publicó una nota en la que insisten en que «acabar con la vida no puede ser la solución para abordar un problema humano» y urgen a la promoción de los cuidados paliativos. Afirma que en los «pocos» países donde se ha legalizado, la experiencia dice que «la eutanasia incita a la muerte a los más débiles». «La persona, que se experimenta como una carga, se siente condicionada a pedir la muerte cuando una ley presiona en esa dirección», concluye. Además, convocó una jornada de oración y ayuno, que se celebró este miércoles.

Las principales religiones, unidas por la vida

Artesanos de vida y esperanza. Este ha sido el título del encuentro interreligioso que tuvo lugar el pasdo viernes en Madrid, con presencia de líderes cristianos (católicos, ortodoxos y evangélicos), judíos, musulmanes e hindúes de nuestro país. Un evento que ha servido para que las principales religiones en España unan sus voces contra las leyes «que atentan contra la vida» y, en concreto, contra la de eutanasia, que ven con mucha preocupación. Así lo rubricaron con sus firmas en un manifiesto en el que piden «a los responsables de las naciones y a nuestros gobernantes que edifiquen una sociedad basada en el valor inviolable de la vida humana y la dignidad de la persona». Piden que se tenga en cuenta en el debate «su visión del ser humano y del mundo».